En la tierra de Valls en Tarragona (Cataluña) a finales de enero tiene lugar la famosa Fiesta de la Calçotada, unas jornadas gastronómicas en las que se asan los famosos calçots, una variedad de cebolla larga que se asan en las brasas de sarmientos y se mojan en salsa romesco o salvitxada. Son una delicia, pero si no vives en Cataluña y vives en Cádiz como un servidor, encontrar los famosos calçots son una tarea imposible. Es por ello que hoy os traigo esta receta, en la que sustituiremos los calçots por unos buenos puerros, que no es lo mismo pero al menos servirá para quitarnos el gusanillo de querer disfrutar de algo parecido a este delicioso plato de la gastronomía catalana. ¡Vamos al lío!

-----------------------------------

INGREDIENTES

Para asar los puerros

Puerros
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Para la salsa Romesco

6 tomates
1 cabeza de ajos
1 ñora
100 g de almendras
25 g de avellanas
1 rebanada de pan tostado
1/2 diente de ajo crudo
1 cucharada de vinagre
Aceite de oliva virgen extra
Sal

-----------------------------------

E L A B O R A C I Ó N


Asamos los puerros

El puerro aunque delicioso, es mucho más bruto que los calçots y por tanto necesitarán de una cocción más prolongada que la de estos últimos. Además son mucho más gruesos por lo que tendremos que cortarlos por la mitad y a lo largo. Una vez cortado cada puerro en dos vamos a colocarlos sobre papel de aluminio y les rociamos unas gotas de aceite de oliva y una pizca de sal. Cubrimos con otra lámina de papel de aluminio y sellamos todo para que queden encerrados en papillote. Los vamos a meter en el horno precalentado a 200º durante aproximadamente una hora y media, si los puerros son muy gruesos los dejaremos dos horas.

Preparamos la salsa romesco

Para ello vamos a coger los tomates y una cabeza de ajos.pequeña y los asamos en el horno a 200º durante 1 hora. Una vez asados vamos a pelar los ajos y los tomates y a reservarlos. En una sartén si aceite y sin sal vamos a tostar las almendras y avellanas crudas y peladas. Cuando estén doradas vamos a majarlas bien en el mortero junto con los ajos asados y una rebanada de pan tostado. La ñora la hidratamos en agua tibia y con ayuda de un cuchillo extraemos la escasa carne pegada en la cara interior de su piel. En un vaso batidor reunimos todos los ingredientes y los batimos, mientras vamos añadiendo aceite de oliva virgen extra, un chorrito de vinagre, medio diente de ajo crudo y una pizca de sal.

Añadiremos la cantidad de aceite necesaria para que la salsa emulsiones y agarre una textura agradable.
-----------------------------------


Y aquí lo tenemos todo listo. Ahora sólo tienes que ponerte un babero e ir mojando los puerro en la salsa romesco. Ten cuidado que enganchan jeje. Espero que los disfrutéis mucho, y que me contéis que tal os ha parecido una vez que los probéis en casa.




-----------------------------------

Consideraciones


- Si no tienes ñoras secas, puedes utilizar pimiento choricero.

- Los puerros al ser mas fibrosos necesitan bastante tiempo de cocción por lo que no escatimes en el tiempo de asado o te quedarán duros.

- La salsa romesco puedes utilizarla si sobra con prácticamente casi todo: para untar un buen pan tostado, en parrilladas de carne o pescado, con patatas asadas, etc.

-----------------------------------

Hoy vamos a cocinar una receta sencilla para los amantes carnívoros. Se trata de unas brochetas de solomillo de cerdo que envolveremos en panceta y que combinaremos con distintos vegetales. Además las acompañaremos de unas patatitas confitadas en aceite de oliva y romero. ¡Vamos al lío!

-----------------------------------

INGREDIENTES

Solomillo de cerdo
Panceta de cerdo ibérico
1 pimiento verde
Champiñones baby
Cebolla fresca
Aceite de oliva
Pimienta
Sal

Para las patatas confitadas

Patatas baby
Aceite de oliva virgen extra
Romero
Sal

-----------------------------------

E L A B O R A C I Ó N


Confitamos nuestras patatas

Empezaremos con nuestras patatas confitadas pues son éstas las que más tiempo tardarán en cocinarse. Utilizaremos unas patatas baby nuevas, aunque si no las encontramos podemos usar una patata nueva cualquiera que cortaremos en cuartos. Salpimentamos nuestras patatas y las colocamos en un cazo que cubriremos con aceite de oliva virgen extra y unas ramitas de romero fresco. Dejaremos que se confiten dentro del aceite a la temperatura más baja que admita nuestra cocina. El tiempo de cocción varía dependiendo del tipo de patata que utilicemos así como de la temperatura mínima que alcance nuestro fuego, pero generalmente tardarán una hora en confitarse. De todos modos las iremos pinchando cada media hora para ver si están listas.

Montando nuestras brochetas

Mientras se confitan nuestras patatas vamos a montando nuestras brochetas. En primer lugar lo que debemos hacer es agarrar nuestro solomillo de cerdo y cortarlo en medallones de aproximadamente 3 cm de grosor. Una vez que obtenemos los medallones los vamos a envolver en panceta ibérica. Como sí les estuviéramos poniendo un cinturón. Una vez vestidas todas nuestras piezas de solomillo con la panceta empezamos a montar la brocheta siguiendo este esquema:

Pimiento  Solomillo  Cebolla  Solomillo  Champiñón  Solomillo

Este será nuestro esquema y con el montaremos todas las brochetas que vayamos a preparar. Una vez estén todas montadas las llevamos a la parrilla o bien las hacemos en una plancha o una sartén grande. Colocamos un poco de aceite de oliva sobre la plancha y comenzamos a cocinar las brochetas por la primera cara durante 4 minutos aproximadamete. Le damos la vuelta y salpimentamos la cara ya cocinada. Cuando cocinemos la otra cara, la salpimentamos también y ya la tendremos lista.

-----------------------------------



Ya tenemos listas nuestras brochetas y nuestras patatas. Aprovechando que tenía la parrilla encendida he preparado en ella algunos vegetales que sobraron después de montar las brochetas: un poco de pimiento verde, champis, cebolleta y he añadido un tomate porque a la parrilla está impresionante. Una comida muy parrillera y deliciosa para disfrutar en verano o cuando más os guste.





-----------------------------------

Consideraciones

- No cortes los medallones de solomillo excesivamente gruesos o tardarán demasiado en cocinarse y las verduras de la brocheta se te pasarán.

- Sazona la carne siempre por la cara cocinada y nunca en crudo para evitar que suelte agua y sangre.

- Ya que tienes la parrilla encendida aprovecha para cocinar algunos de los vegetales que más te gusten.

-----------------------------------

No hay nada como empezar un lunes con tu comida favorita. En mi caso siempre será un buen arroz y eso es precisamente lo que hoy os traigo: un arroz para chuparse los dedos. Lo vamos a hacer con secreto ibérico y garbanzos y para aromatizarlo lo cocinaremos con unas ramitas de tomillo fresco. Así que atentos y manos a la obra.

-----------------------------------

INGREDIENTES

4 personas

350 g de arroz redondo
250 g de secreto ibérico
150 g de garbanzos cocidos
2 tomates maduros
2 pimientos verdes de freír
Tomillo fresco en rama
Aceite de oliva virgen extra
2 dientes de ajo
1 cucharada de pimentón dulce
700 ml de caldo de pollo (carne o verduras)
Sal


-----------------------------------

E L A B O R A C I Ó N


Preparamos los ingredientes (mise en place)

Comenzaremos a preparar la mise en place y así todo será mucho más fácil, es decir, que prepararemos todos los ingredientes que vamos a utilizar para añadirlos en el momento oportuno de la receta. El pimiento lo vamos a picar en brunoise, esto es, en dados pequeñitos, junto con los tomates (que pelaremos y extraeremos sus yemas previamente) y los dientes de ajo. Trocearemos el secreto ibérico en tamaños de un bocado. Cogeremos tres o cuatro ramitas de tomillo, haremos un atadito con tanza de cocina y la reservaremos. Pesaremos 350 gramos de arroz y el doble de caldo aproximadamente 700 gramos o mililítros. Los garbanzos los escurriremos del agua que tiene la conserva, los lavaremos con agua, los escurrimos nuevamente y los reservamos.

Comenzamos sofriendo la carne y el sofrito

Ahora que tenemos todos los ingredientes preparados para su uso en la receta vamos a comenzar colocando un buen chorro de aceite de oliva virgen extra en nuestra paella o sartén. En cuanto esté caliente incorporamos nuestros trozos de secreto ibérico y lo sofreímos bien, sin prisas. Aunque el cerdo ibérico dificilmente nos quedará duro gracias a la grasa entrevetada de la carne, lo sofreiremos a conciencia durante 6-8 minutos. En cuanto esté bien sofrito añadiremos el pimiento verde picado, y en cuanto poche un poquito añadiremos el ajo. Cuando el pimiento esté blandito y el ajo empiece a dorarse añadiremos nuestro tomate picado o rallado, el pimentón dulce, y seguiremos sofriéndolo todo junto.

Añadimos el arroz

Ya tenemos la carne bien dorada y el sofrito hecho, así que ahora es cuando añadiremos nuestro arroz. Lo rehogaremos bien durante 3 minutos para que se impregne con el aceite de oliva y los jugos de la carne y el sofrito hasta nacar el arroz. Nacar un arroz es cuando el arroz después de sofreírlo, toma un color medio transparente como el color del nácar.



Cocción del arroz

El arroz ya está bien sofrito, así que es el momento de añadir el caldo. Lo añadimos todo de una vez y llegado a este punto el arroz ya no se toca más. Así que olvídate de moverlo como si fuera un risotto. Añadimos el caldo, si queremos un arroz amarillo añadiremos el colorante, y por último añadiremos las ramitas de tomillo y la sal. Durante los primeros 5 minutos coceremos el arroz a fuego vivo. Pasados los cinco minutos bajaremos el fuego y dejaremos que este se cocine más lentamente. Cuando el arroz absorba la mitad del caldo añadiremos los garbanzos repartiéndolos bien por toda la superficie. Los añadimos al final porque estos ya están cocidos y podrían deshacerse.

Reposo del arroz

El arroz ya absorbió todo el caldo, así que ahora apagamos el fuego y lo tapamos con papel de aluminio o la tapa si usaste una sartén o tartera en lugar de la clásica paella. Dejaremos que el arroz repose de 10-15 minutos. Una vez reposado ya podemos empezar a comerlo, pero no olvides retirar antes las ramitas de tomillo.

-----------------------------------


Y aquí lo tenemos listo para hincarle el diente. Se trata de un arroz muy sabroso, gracias al cerdo ibérico y al tomillo fresco. Es uno de mis favoritos y estoy absolutamente seguro de que lo disfrutaréis muchísimo. ¡Ya me contaréis que tal!




-----------------------------------

Consideraciones

- Se previsor y prepara bien todos los ingredientes antes de comenzar a preparar el arroz. Ante todo hay que ser eficientes en la cocina y trabajar lo más comodamente posible.

- Respeta el tiempo de cocción del arroz. Recuerda que los primeros 5 minutos debe cocer a máxima potencia y que después bajaremos el fuego y lo mantendremos así hasta el final.

- Sofríe bien el arroz para que absorba el aroma y el sabor de la carne y el sofrito.

- Deja reposar el arroz tapado, durante 10 o 15 minutos antes de comerlo.

-----------------------------------

Hoy quería hablaros un poco de las frittatas de pasta una receta de aprovechamiento genial para cuando cocinamos pasta y nos sobra en casa. La frittata no es más que la versión italiana de una tortilla. Normalmente se hacen con verduras y distintos quesos italianos, pero también se suelen hacer estas versiones con pasta en Italia para aprovechar las sobras de otros platos y lo cierto es que están deliciosas.



E L A B O R A C I Ó N


Como veréis no os pongo ingredientes porque en realidad lo que quiero es explicaros bien el concepto de la frittata de pasta para que las hagáis en casa y las probéis. Poner ingredientes sería absurdo porque siempre utilizaremos las sobras de platos de pasta, por lo que cada frittata será distinta dependiendo de la pasta que hayamos cocinado. Aunque claro también podríais cocinar algo de pasta expresamente para utilizarla en la elaboración de una frittata. Eso ya os lo dejo a vosotros.

Tradicionalmente una frittata se comienza en la sartén como una tortilla abierta sin darle la vuelta y dejando la superficie cruda, para después terminarla en el horno. Pero perfectamente podéis hacerla igual que hacemos las tortillas en España y dorarla por los dos lados. Yo personalmente prefiero esta segunda opción. Habrá quien diga que así no se hace una frittata pero sinceramente, que se cuaje en la sartén o se termine de cuajar en el horno me es indiferente y no afecta en nada a la elaboración de la frittata.

¿Y cómo se hace?

Pues tan fácil, como batir unos huevos (dependiendo de la cantidad de pasta usaremos más o menos) que mezclaremos con las sobras de nuestra pasta. Y la hacemos en la sartén como haríamos una tortilla de patatas. ¿Qué preferís hacerla de forma tradicional? Pues la empezáis en la sartén y cuando ya se dore por debajo, la apartamos del fuego y metemos la sartén en el horno precalentado a 180-200º hasta que se cuaje por la superficie.

Y eso es todo. A continuación os dejo algunas fotos de frittatas que he ido publicando en mi cuenta de instagram para que pilléis ideas y veaís como quedan.


Frittata de Mac n' Cheese (macarrones con queso)


Frittata de macarrones a la boloñesa

Frittata de espaguetis con salmón y queso crema






Estos son algunos ejemplos de frittatas que he cocinado alguna vez. Las combinaciones son tantas como platos de pasta existen así que pueden quedar algunas realmente originales. Así que imaginación al poder. Por si aún no te ha quedado claro déjame que te enseñe uno de mis videos rápidos de instagram en el que te enseño a cocinar la frittata de macarrones a la boloñesa.





Espero que os haya gustado, y que algunos hayáis descubierto otra forma original y deliciosa de aprovechar las sobras de vuestros platos de pasta. Si os atrevéis a hacer una frittata mandadme la foto en instagram por mensaje privado, me hará mucha ilusión.

¡Un abrazo a todos!





Hoy vamos a cocinar pasta, y esta vez haremos mi versión de los famosos Mac n' Cheese (macarrones con queso) americanos. Es una receta realmente fácil que causará furor entre los adictos al queso. ¡A los fogones!


-----------------------------------

INGREDIENTES

4 personas

400 g de macarrones
Aceite de oliva (o mantequilla)
60 g de queso Cheddar
30 g de queso parmesano
20 g de queso azul 
Pimentón dulce
Nuez moscada
250 ml de leche
1 cucharada de harina
Pimienta negra molida
Cebollino fresco (opcional)
Sal

-----------------------------------

E L A B O R A C I Ó N


La elección de los macarrones

No es que sea algo demasiado importante, pero existen un tipo de macarrones que son los más usados para elaborar esta receta. Son los llamados elbow macaroni y se caracterizan por su peculiar forma de codo. Aquí os dejo una foto.

Son los más utilizados para hacer este plato tanto en EEUU, como en Canadá y Reino Unido de dónde también es tradición elaborar estos macarrones. Como os decía no es algo importante, podéis usar los macarrones que más os gusten. Yo los hago con todo tipo de macarrones, y hoy en concreto los haré con los típicos penne (en forma de tubo) pero en una versión más fina y pequeña que los normales.

Elaboración de la salsa de queso

Mientras ponemos a hervir en agua con sal nuestra pasta, vamos a ir preparando nuestra salsa de queso. La salsa de queso no es más que una bechamel a la que añadiremos nuestra mezcla de quesos y alguna que otra especia. La receta original se cocina utilizando mantequilla, pero como soy español y no creo que haya nada mejor que nuestro aceite de oliva voy a prescindir de ella, aunque vosotros podéis utilizarla si lo preferís. Comenzaremos haciendo una roux, que no es más que ligar nuestra cucharada de harina con el aceite de oliva cuando esté lo suficientemente caliente para sofreírla. Cuando la harina funda y se toste comenzaremos a incorporar nuestro vaso de leche poco a poco y sin dejar de mover la mezcla. En cuanto comience a espesar ligeramente, añadiremos nuestros quesos (mejor si los picamos o rallamos para que fundan más rápido), media cucharadita de pimentón dulce, una pizca de pimienta, otra de nuez moscada y otra de sal. El queso se irá derritiendo y se irá formando una salsa espesa y cremosa de ligero color anaranjado. Ya tendríamos lista nuestra salsa de queso.



Terminamos nuestros Mac n' Cheese

Ahora que tenemos la pasta cocida y escurrida, y la salsa cocinada vamos a incorporar a la salsa nuestros macarrones. Los mezclamos bien y ya los tendríamos listos. Yo les voy a picar bastante cebollino por encima que me encanta. Podrías echarle un poco más de queso por encima y gratinarlos en el horno pero no creo que sea necesario. Aún así os dejo la idea.

-----------------------------------


Y aquí están nuestros delicioso macarrones con queso al estilo yankee. Un plato que gustará a todos, pero sobretodo a los más pequeños de la casa. Si los hacéis no olvidéis contarme que tal fue la experiencia, podéis mandadme la foto de vuestra versión y con gusto la compartiré en el Stories de mi instagram como ya vengo haciendo desde hace tiempo. ¡Mañana más recetas güenas!




-----------------------------------

Consideraciones

- Podéis utilizar cualquier tipo de macarrón. Más arriba os he explicado que los elbow macaroni son los más utilizados, pero usar cualquier otro no afectará a la receta.

- Podéis usar mantequilla en lugar de aceite de oliva, para ligar vuestra bechamel y así respetar la receta original. Eso lo dejo a vuestro gusto.

- También podéis añadir un poco más de queso por encima y terminarlos gratinando en el horno.

-----------------------------------

El arroz con pollo es uno de los arroces más extendidos dentro de la gastronomía española y mundial. En España concretamente es normal hacerlo con un buen sofrito de pimiento rojo y verde, algunos le echan guisantes, hay quienes incluyen judías verdes... A mi madre me enseñó hace muchos años que el mejor arroz con pollo que existe, sin judías, sin guisantes y sin verduras. Sólo necesitaremos un buen pollo de corral, y hacer un buen caldo. Y hoy os voy a enseñar como se prepara. ¡Al lío!

-----------------------------------

INGREDIENTES

4 personas

8 muslos de pollo
1 cebolla
2 dientes de ajo
100 ml de vino blanco
350 g de arroz redondo
Aceite de oliva virgen extra
Agua
2 hojas de laurel
Pimienta negra molida
Colorante alimentario
Sal

-----------------------------------

E L A B O R A C I Ó N


El secreto es hacer un buen caldo

Lo primero que vamos a hacer es preparar el caldo con el que coceremos el arroz. Para ello vamos a sofreír nuestros muslos de pollo salpimentados en una tartera con un buen fondo de aceite de oliva virgen extra. Cuando el pollo esté bien marcado lo reservamos. Ahora en la misma tartera sofreímos una cebolla que troceamos y cuando esté ligeramente pochada, introducimos de nuevo nuestro pollo, echamos el vino blanco y seguimos sofriendo hasta que el alcohol evapore. Llegados a este punto vamos a cubrir de agua, añadimos las hojas de laurel, corregimos de sal y dejamos cocer todo durante 20 minutos. Después reservamos el pollo, y colamos el caldo desechando la cebolla. Este caldo, ya colado, es nuestro caldo que utilizaremos para hacer nuestro arroz.



Preparamos el arroz

Ya tenemos nuestro pollo bien sofrito y semicocido preparado y hemos obtenido un caldo de pollo muy sabroso. Ahora vamos continuar haciendo nuestro arroz y para ello, en una paella o sartén vamos a sofréir dos dientes de ajo en un buen chorro de aceite de oliva y cuando comiencen a dorarse, vamos a incorporar nuestro arroz. Lo sofreímos bien, sin prisas, dejando que se impregne bien en el aceite hasta que comience a volverse semitransparente.

En ese momento, vamos a cubrir nuestro arroz con el caldo y a espolvorear un poco de colorante alimentario (opcional). Repartimos nuestros muslos de pollo por la superficie y dejamos que cueza el arroz. Los primeros 5 minutos lo haremos a fuego muy fuerte, y pasados esos minutos dejaremos que termine de cocerse el arroz a fuego medio. El arroz tardará en hacerse unos 20 minutos aproximadamente, en ese tiempo habrá absorbido todo el caldo y cuando lo haga apagaremos el fuego, lo taparemos y dejaremos que repose de 10 a 15 minutos antes de comerlo.

-----------------------------------


¡Y aquí lo tenemos! Existen muchas versiones de esta receta, yo mismo tengo en el blog alguna receta más de arroz con pollo, pero hacedme caso si os digo que esta es para mi la mejor receta de arroz con pollo que jamás he comido. Sería imprudente no probarla aunque sea una sola vez, así que poneos manos a la obra y cocinarla. Es un arroz que no decepciona.




-----------------------------------

Consideraciones

- Sofríe bien el pollo o te quedará duro en el arroz.

- Es un arroz muy sabroso que no necesita casi ingredientes, confía en la receta y olvida la idea de añadir alguna verdura más creyendo que lo mejorará.

-----------------------------------


Hoy tenía ganas de encender el horno para hacer un brazo gitano de hojaldre que llevaba tiempo queriendo hacer. Lo vamos a hacer con ingredientes sencillos y sabrosos, como el calabacín, el tomate y el queso. Un trío gastronómico que siempre triunfa. ¡Vamos al lío!
-----------------------------------

INGREDIENTES

1 lámina de hojaldre
1 calabacín
2 tomates pera maduros
Queso tierno en lonchas
Orégano
1 huevo
Aceite de oliva virgen extra
Sal

-----------------------------------

E L A B O R A C I Ó N


Preparamos el tomate

Lo primero que vamos a hacer es preparar el tomate para que se enfríe lo antes posible. Vamos a pelar los tomates, le vamos a extraer las yemas que desecharemos en esta ocasión. Picaremos la carne de los tomates en brunoise (dados pequeños) y a continuación lo sofreíremos en una sarten con un chorro de aceite de olivar virgen extra, media cucharadita de azúcar (para corregir la acidez) y una pizca de sal. Lo tendremos en el fuego hasta que pierda la mayor parte del agua. No queremos una salsa de tomate, así que lo vamos a reducir bastante hasta que quede un puré de tomate frito.

Cocinamos el calabacín

El calabacín lo vamos a cortar en rodajas finas. Podríamos hacerlo a la plancha pero en esta ocasión no quiero que agarre mucha aceite, así que lo haremos al vapor en el microondas. Depositamos las rodajas de calabacín en un bol, cubrimos ese bol con papel film y lo perforamos una vez con un tenedor. Lo metemos en el microondas 4 minutos a máxima potencia. Nos quedará un poco al dente pero no nos importa, porque terminará de cocinarse en el horno.



Montamos el brazo de gitano

Extendemos la lámina de hojaldre. Sobre ella extendemos una capa con nuestro puré de tomate frito y sobre la capa de tomate empezamos a colocar una sola capa con las rodajas de calabacín que hicimos en el micro. Por último, cubrimos con unas lonchas de queso tierno. Debemos dejar un margen sobre la masa, no hay que cubrirla hasta al borde. Así que dejaremos un dedo de margen por todos los extremos. Empezamos a enrrollarlo todo desde uno de los extremos hasta el final. Pintamos el brazo gitano huevo batido y ya lo tenemos listo para hornear. Espolvoreamos un poco de orégano seco por encima y lo hornearemos 1 hora con el horno precalentado a 200º con calor por arriba y por abajo.

-----------------------------------


Es una receta deliciosa, ideal como entrante, como desayuno salado o para las meriendas. Es una de esas recetas que se disfruta el doble si lo haces en compañía. Estoy seguro de que la disfrutaréis tanto o más que yo. ¡Ya me contaréis si la probáis!




-----------------------------------

Consideraciones

- Reducimos bien el tomate frito, para que el exceso de agua que contiene no nos estropee demasiado la textura del hojaldre por dentro. Además conseguiremos un sabor más intenso del tomate.

- Puedes hacer el calabacín a la plancha, pero recuerda que agarrará más grasa. Sinceramente no lo creo necesario, en el microondas queda estupendo.

- Los rellenos son infinitos, así que después de probar este, ¿por qué no pruebas con otras combinaciones? ¡Imaginación al poder!

-----------------------------------

Una de las tapas más tipicas en los bares gaditanos son las papas con allioli, normalmente se trata de patatas cocidas con un allioli clásico al que suelen mezclar con cebollino o perejil picado. Hoy vamos a hacer esta tapa pero con un poco más de gracia. Las haremos asadas y con un allioli de albahaca, que les aportará un sabor diferente y muy rico. ¡Al lío!

-----------------------------------

INGREDIENTES

400 g de patatas
1 puñadito de aceitunas sin hueso (manzanilla)

Para el allioli de albahaca

2 huevos
2 cucharadas de aceite de oliva
50 g de hojas de albahaca fresca
Aceite de girasol
1/2 diente de ajo
Vinagre blanco
Sal

-----------------------------------

E L A B O R A C I Ó N

Cocinamos las patatas

Lo primero que vamos a hacer es preparar las patatas. Las podemos hacer cocidas en agua con sal, después las pelaremos y cortaremos en trozos. Pero yo voy a hacerlas asadas en el microondas, y para ello las vamos a lavar bajo el grifo, después las secaremos un poco con ayuda de papel cocina absorbente. Las envolveremos en papel film y con ayuda de un pincho o un tenedor las pincharemos por ambos lados. Ahora las metemos en el microondas a temperatura máxima durante 8-10 minutos hasta que estén tiernas. Haciéndolas así conseguiremos asar la patata en su propio jugo, y además tendrán mucho más sabor que si las cociéramos en agua. Una vez hechas las dejamos enfríar, mientras preparamos el allioli del albahaca.

Preparamos el allioli

En un vaso batidor incorporamos el huevo, medio diente de ajo, el aceite de oliva, un chorrito de vinagre blanco, una pizca de sal y cubrimos bien de aceite de girasol. Comenzamos a batir y cuando agarre consistencia, vamos a incorporar las hojas de albahaca. Seguimos batiendo y añadiendo más aceite de girasol si fuera necesario. Cuando agarre un color homogéneo y la consistencia adecuada ya lo tendremos listo.

Terminamos el plato

Cuando las patatas estén frías, las mezclaremos con el allioli hasta que queden bien cubiertas por la salsa. De manera opcional podéis ponerles unas aceitunas manzanilla deshuesadas cortadas en rodajitas. Les subirá un punto de acidez muy rico.

-----------------------------------
Y así de fáciles de preparar son estas patatas, ideales para disfrutar con una cervecita el fin de semana o cuando gustéis. Si las hacéis podéis mandarme la foto a mi cuenta de instagram, y así las compartiré en mi Stories para que todo el mundo vea el arte que tenéis. ¡Nos vemos en la próxima receta güena!





-----------------------------------

Consideraciones

- Os he dado dos formas de cocinar las patatas. Elegid aquella que os resulte más cómoda.

- Las aceitunas son opcionales. Podéis picarle por el contrario, un poco más de albahaca fresca por encima y también os quedarán geniales.

-----------------------------------

Los españoles somos fieles consumidores de cerveza, un brebaje que ya elaboraban los egipcios y que desde entonces no estamos dispuestos a dejar de disfrutarlo. Hoy os quiero mostrar cual es para mi el maridaje perfecto con la que se ha convertido en los últimos años en mi cerveza favorita, una Cruzcampo Gran Reserva. Hablamos de una cerveza premium muy refrescante, con sabor agradable, sabores cítricos, dulzor moderado y el inconfundible aroma de las cervezas sureñas. Hoy la vamos a acompañar de una receta de altura.

Cocinaremos un pulpo a la brasa, acompañado de unas migas con pimentón, y dos alliolis de albahaca y tomate seco. ¿Os apetece? Pues vamos al lío...


-----------------------------------

INGREDIENTES

Para cocer el pulpo

1 pulpo
1 cebolla
2 clavos de olor
2-3 hojas de laurel

Para las migas

1/2 Kg de pan de pueblo
3 dientes de ajo
30 g de tomates secos
1 cucharadita de pimentón dulce
Aceite de oliva virgen extra
Agua
Sal

Para el allioli de albahaca

1 huevo
40 g de hojas de albahaca fresca
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Aceite de girasol
1/2 diente de ajo
Sal

Para el allioli de tomate seco

1 huevo
40 g de tomates secos hidratados
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Aceite de girasol
1/2 diente de ajo
Sal

Maridaje

Cerveza Cruzcampo Gran Reserva

-----------------------------------

E L A B O R A C I Ó N

Cocemos el pulpo

 Si no compramos el pulpo ya cocido, tendremos que cocerlo en casa pero no te asustes que es muy fácil. Si lo compras congelado normalmente vienen todos eviscerados, pero si lo compras fresco tendrás que pedirle a tu pescadero de confianza que lo haga por ti, o bien hacerlo tu mismo. Vamos a calentar agua en una olla grande, sin sal, junto con la cebolla pelada entera a la que clavaremos los clavos, echaremos también las hojas de laurel y cuando esté a punto de romper a hervir vamos a asustar el pulpo. Esto significa que lo agarraremos por la cabeza y lo meteremos y sacaremos en el agua tres veces antes de dejarlo por completo sumergido en el agua cociendo. Esto ayudará a dar firmeza a los tentáculos y a que nuestro pulpo no pierda la piel.

Lo coceremos durante 45 minutos, ni más ni menos.

Una vez cocido nos quedaremos con dos patas del pulpo aproximadamente para hacer nuestro plato.

Preparamos las migas

Para hacer nuestras migas vamos a utilizar cualquier pan rústico o de pueblo del día anterior. Cortaremos el pan en finas rodajas (podéis usar un cortafiambres si lo tenéis) y después cada una de las rodajas las vamos a ir desmenuzando con los dedos para obtener las migas. Éstas no deben quedar ni muy gordas, ni muy finas. Tened en cuenta que una vez que las tostemos en un perol disminuirán ligeramente de tamaño al perder un poco de agua.

Las reservamos en una fuente. Justo antes de cocinarlas las vamos a salpicar con agua y sal hasta que queden ligeramente húmedas al tácto. En ese momento vamos a calentar un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra y empezaremos a dorar los ajos que cortaremos en láminas, junto con los tomates secos troceados (que hidratamos previamente unos 5-10 minutos en agua tibia). Cuando el ajo comience a dorarse, incorporamos las migas junto con el pimentón dulce. Vamos a ir moviendolas continuamente hasta que se tuesten ligeramente y agarren el color del pimentón. En este punto ya tendremos las migas listas.

Terminamos el pulpo

El pulpo simplemente vamos a pasarlo por la plancha con un chorro de aceite de oliva virgen extra. Lo doramos 5 minutos por un lado, y después 5 minutos por el otro lado.

Preparamos los dos alliolis

La mecánica para preparar los dos alliolis es la misma. En un vaso batidor incorporamos el huevo, medio diente de ajo, el aceite de oliva, un chorrito de vinagre blanco y cubrimos bien de aceite de girasol. Comenzamos a batir y cuando agarre consistencia, vamos a incorporar las hojas de albahaca o los tomates secos hidratados según estemos preparando un allioli u otro.

Emplatamos

Colocamos las migas en uno de los extremos del plato y sobre éstas una de las patas de pulpo. Sobre el pulpo sazonamos ligeramente con sal Maldon (o en escamas). Decoramos el resto del plato con nuestros alliolis formando círculos de distintos tamaños. Aportando color al plato.


-----------------------------------

Y aquí tenemos lista la receta, que sinceramente merece la pena disfrutar con esta gran cerveza que con cariño y pasión defienden nuestros amigos de Cruzcampo. Si aún no la habéis probado, ya tenéis la receta perfecta para disfrutar de ella en estos días de verano de intenso calor.

Espero que os haya gustado.




-----------------------------------

Consideraciones

- Para disfrutar de esta magnífica cerveza debéis enfríarla entre 0 y 3º de temperatura para disfrutar de ella en su máximo esplendor.

- Si no os atrevéis a cocer el pulpo en casa, podéis comprarlo ya cocido.

- Prepara los alliolis en primer lugar, para emplatar en el último momento. Una vez que los hayas usado conservalos en el frigorífico para futuras elaboraciones.

- El pan debe ser del día anterior. No es aconsejable usar pan fresco para elaborar migas pues aún tendría mucha agua.

-----------------------------------


Hoy vamos a hacer una de esas recetas que nos sorprenden por lo deliciosas que están y por llevar a penas 4 o 5 ingredientes. Se trata de un solomillo que en esta ocasión será de pavo, aunque queda estupendamente genial con un solomillo de cerdo (quizá un pelín más seco) que haremos en una salsa de aceite de oliva virgen extra, ajo y orégano. ¡Vamos al lío!

-----------------------------------

INGREDIENTES

2 solomillos de pavo
5-6 ajos
1 cucharada sopera de orégano seco
Aceite de oliva virgen extra
Sal

-----------------------------------

E L A B O R A C I Ó N


Lo primero que vamos a hacer es asegurarnos que nuestros solomillos están bien limpios de pellejos o excesos de grasa. Una vez revisados y limpios los reservamos. En una olla vamos a colocar un fondo generoso de aceite de oliva virgen extra, y en cuanto caliente vamos a dorar por todos lados nuestros solomillos.

Cuando esté bien doraditos por todos sus lados vamos a incorporar los ajos que cortaremos en láminas, la cucharada de orégano y una pizca de sal. Ahora vamos a dejar que los solomillos se hagan a fuego medio. Los cocinaremos 20 minutos por un lado, y otros 20 minutos por el otro lado. Y ya los tendremos listos.

Por último sacamos nuestros solomillos y los cortamos en rodajas de aproximadamente un dedo de grosor. Lo que nos queda en la olla lo pasamos a un vaso batidor y con ayuda de la batidora lo procesamos bien, hasta que la salsa tome un color uniforme y emulsione ligeramente.

-----------------------------------

Y eso es todo. ¿Veis que fácil? Pues creedme si os digo que una vez que probéis esta receta os aseguro que se convertirá en un clásico de vuestro recetario del día a día. Por lo barato, por lo rico y por lo sencillo que es de cocinarla.





-----------------------------------

Consideraciones

- Esta es una receta que hago indistintamente con solomillo de cerdo y de pavo. Si bien es verdad que el solomillo de cerdo es ligeramente más seco, también es una delicia.

- Podéis dejar la salsa sin batir, y está igual de rica.

- Podéis acompañarla de patatas fritas, verduras, ensalada o cualquier guarnición que os guste para hacer un plato más completo.

- Yo os recomiendo coger un buen pan y haceros un bocata, ¡es algo espectacular!

-----------------------------------


¡Cómo me gustan los lunes! Y me gustan porque es cuando me doy ánimos para afrontar la semana con mi comida favorita: el arroz. Y como buen amante del arroz, me gusta disfrutar de vez en cuando de una buena paella valenciana. Pero la paella de verdad, porque como ya sabéis en el resto de España solemos llamar paella a cualquier arroz que lleve marisco y que hacemos en una paella. La verdadera y genuina paella valenciana lleva unos ingredientes específicos que todos deberíamos respetar y amar, si realmente queremos seguir defendiendo la paella como uno de los platos más representativos de la gastronomía española. ¡Vamos al lío!

-----------------------------------

INGREDIENTES

4 personas

300 g de arroz (cualquier arroz redondo valenciano de calidad)
2 pechugas de pollo
1/2 conejo
150 g de judías verdes
100 g de garrofón
1-2 litros de caldo de pollo
2 dientes de ajo
4 tomates maduros
1 cucharada de pimentón dulce
Romero fresco (2 ramitas)
Azafrán
Aceite de oliva virgen extra
Sal

-----------------------------------

E L A B O R A C I Ó N


Una puntualización que hay que saber

Tradicionalmente el caldo de la paella no se hace a parte, si no que se hace inmediatamente después de sofreír la carne y las verduras. Se añade agua y se deja cocer un buen rato justo antes de incorporar el arroz. Los valencianos lo hacen así porque ellos no sofríen el arroz. A mi me gusta sofreír todos mis arroces como hacen en la zona de Alicante y alrededores. Es por ello que me gusta hacer el caldo a parte con unas carcasas de pollo y los restos del conejo que me quedan después de deshuesarlo. Lo pongo a hervir unos 20-30 minutos, y después cuelo el caldo.

Sofreímos bien la carne

Una vez que tenemos hecho el caldo que utilizaremos en nuestra paella, lo primero que vamos a hacer es calentar un buen fondo de aceite de oliva en nuestra paella y cuando esté caliente comenzamos a sofreír el pollo y el conejo. A mi me gusta deshuesarlo todo, porque así es mucho más agradable de comer sin tener que andar limpiando en el plato el pollo y el conejo. Sofreímos la carne a conciencia, que quede bien dorada. Si no la sofreímos bien después nos quedará dura.

Seguimos con las verduras y el sofrito

Ahora que nuestra carne está bien doradita es cuando añadiremos las judías verdes y el garrofón. Y de la misma manera las sofreímos bien, sin prisas. Cuando estén bien sofritas vamos a añadir los tomates sin piel y sin pepitas, que o bien rallamos o bien picamos a cuchillo, y añadimos también el ajo picado. Cuando el tomate esté bien sofrito es cuando hacemos un hueco en el fondo de la paella y tostamos una cucharada sopera de azafrán durante dos minutos. Posteriormente echamos nuestra cucharada de pimentón dulce y no dejamos de mover para que no se nos queme.

Incorporamos el arroz

Justo después de sofreír el azafrán y el pimentón añadimos el arroz y lo sofreímos con el resto de ingredientes hasta que se impregne con todos los sabores y aromas de nuestra paella. Por último cubrimos con el caldo. Yo utilizo siempre el doble de caldo que de arroz. Es decir que si he usado 4 tazas de arroz, utilizaré 8 tazas de caldo. Una vez añadimos el caldo, incorporamos unas ramitas de romero fresco.

Cocción del arroz

Durante los primeros 5-8 minutos tendremos cociendo el arroz a fuego fuerte. Y pasados estos minutos, bajaremos el fuego para que el arroz se cueza poco a poco. Siempre vigilando el fuego y la velocidad con la que el arroz absorbe el caldo. Pero el arroz debería estar perfectamente cocido en unos 20 minutos aproximadamente.

Reposo del arroz

Una vez que el arroz ha absorbido todo el caldo apagamos el fuego y cubrimos la paella con papel de aluminio. Dejaremos reposar nuestra paella durante 10-15 minutos antes de empezar a comerla.


-----------------------------------


Y aquí tenemos nuestra paella valenciana. Comos siempre te aconsejo leer las consideraciones que te escribo más abajo para entender mejor la receta. Nos vemos mañana con otra estupenda receta de las güenas.




-----------------------------------

Consideraciones

- Si quieres hacer la paella como la hacen en la zona de Valencia capital y alrededores. Una vez que sofrías la carne (con hueso) y el resto de verduras cubre de agua y deja cocer al menos durante media hora como mínimo y 45 minutos como máximo. Una vez pasado este tiempo añade el arroz y continúa la receta desde este punto.

- Yo hace ya un tiempo que decidí no utilizar colorante alimentario amarillo en la paella. Con el pimentón, el tomate y el azafrán queda un color muy bonito como podéis apreciar en la foto. Si aún así quieres tu arroz amarillo, incorpora el colorante justo después de añadir el caldo.

-----------------------------------

Me encantan las hamburguesas caseras hechas en casa, además soy de la opinión de que una hamburguesa puede ser un plato perfectamente válido como cualquier otro, si elegimos ingredientes de calidad como es el caso que hoy nos ocupa. Vamos a hacer una hamburguesa de cerdo ibérico (presa ibérica) y jamón, que acompañaremos de queso Payoyo gaditano y pimientos asados. Como salsas utilizaremos salmorejo y allioli. ¡Vamos al lío!

-----------------------------------

INGREDIENTES

Para la hamburguesa

150 g de presa ibérica
25 g de jamón serrano
1 cucharadita de pan rallado
1 yema de huevo
Nuez moscada
Pimienta negra
Sal

Para los pimientos asados

1 pimiento rojo
1 pimiento amarillo
1 pimiento verde
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Otros ingredientes

Queso Payoyo
1 panecillo de hamburguesa

Salsas

Salmorejo
Allioli

-----------------------------------

E L A B O R A C I Ó N


Asando pimientos

Vamos a comenzar asando los pimientos pero ya veréis que es tremendamente fácil hacerlo. Yo he utilizado un pimiento de cada color para asar para aportar más colorido, y aunque en cualquier supermercado los podéis encontrar sin problemas, podéis asar los pimientos que más os gusten.

El procedimiento es sencillo. Vamos a aceitar con los dedos la piel de todos nuestros pimientos por todos lados como cuando os ponéis crema solar en la piscina o en la playa. Cuando estén bien aceitados los ponemos en una bandeja de horno y los asamos a 180º hasta que estén bien doraditos por todas sus caras (les daremos la vuenta durante su asado). Una vez asados los sacamos del horno y tapamos la fuente con papel film y papel de aluminio para que los pimientos suden y sea más fácil pelarlos después. Después de 15-20 minutos de sudado, los pelamos y retiramos las pepitas. Por último los cortamos en tiras y los dejamos en un tupper con un chorretón de aceite de oliva virgen extra y una pizca de sal.



Hacemos nuestra hamburguesa

Picamos nuestra presa ibérica con una procesadora o bien se lo pedimos a nuestro carnicero de confianza. Picaremos la carne con el jamón serrano también. Reunimos la carne picada en un bol e incorporamos el pan rallado, la yema de huevo, la nuez moscada, pimienta negra recién molida y una pizca de sal. Mezclamos bien hasta obtener una mezcla homogénea, y a partir de ahí le daremos forma, bien con la mano o utilizando un molde.

Montamos nuestra hamburguesa

Untamos por una de las caras de los panecillos un poco de salmorejo, y por otra un poco de allioli. Cocinamos nuestra hamburguesa en la sartén vuelta y vuelta dejándola al punto que más nos guste. Colocamos la hamburguesa en el panecillo de base, y sobre esta una loncha de queso Payoyo. Sobre el queso Payoyo, colocaremos un poco de nuestros pimientos asados. ¡Lista!

-----------------------------------


Y aquí tenéis el corte de nuestra fabulosa hamburguesa casera de presa ibérica y jamón que está para chuparse los dedos. Os recomiendo que os animéis a probarla porque una hamburguesa hecha con cariño y con fundamento en casa puede ser un manjar sin igual.

¡Hasta la próxima receta güena!




-----------------------------------

Consideraciones

- Yo he utilizado presa ibérica para hacer la hamburguesa pero podéis usar la parte del cerdo ibérico que más os guste. Incluso no tiene que ser cerdo ibérico, podéis hacerlo con una carne de cerdo de calidad.

- Pica la carne con el jamón serrano, así es más fácil que ambas se integren bien. Usad cualquier jamón serrano de calidad, pero tampoco os paséis porque sería una salvajada y una lástima usar un jamón de Jabugo 5J para hacer la hamburguesa.

- Yo he usado dos salsas a partes iguales: salmorejo y allioli. Lo hago así porque me gusta el contraste que aportan ambas, pero podéis usar solo una de ellas o cualquier otra salsa que os guste.

-----------------------------------


Hoy os traigo otra receta de las clásicas del verano, fresquita y de elaboración super sencilla que podéis dejar lista de un día para otro sin perder mucho tiempo en la cocina. Vamos a hacer unos pimientos del Piquillo rellenos de bonito. ¡Al lío!

-----------------------------------

INGREDIENTES

1 bote de pimientos del piquillo
200 g de bonito en aceite de oliva
1 huevo cocido
Mayonesa casera

Para la mayonesa

1 huevo
Aceite de girasol
Vinagre blanco
Sal

-----------------------------------

E L A B O R A C I Ó N


Se trata de una receta muy pero que muy sencilla. Lo primero que vamos a hacer es escurrir los pimientos y limpiarlos de las pepitas que a veces suelen traer. Una vez escurridos y limpios los reservamos. Ahora vamos a preparar el relleno. Vamos a coger unos lomos de bonito en aceite que también escurriremos ligeramente y los vamos a picar a cuchillo. Los picamos para que sea más fácil mezclarlo con la mayonesa.

Para hacer la mayonesa simplemente casca un huevo dentro del vaso batidor, junto con una pizca de sal, un chorrito de vinagre (1-2 cucharadas soperas) y echamos una cantidad generosa de aceite de girasol. Introducimos la batidora y empezamos a batir sin levantarla del fondo del vaso. En cuanto empiece a espesar ya podemos ir subiendo y bajando la batidora y añadir un poco más de aceite mientras la vamos ligando hasta obtener la textura deseada.

Mezclamos el bonito picado con un par de cucharadas de nuestra mayonesa. El bonito engaña así que una vez lo mezclemos lo dejamos reposar y veremos que absorbe la mayonesa rapidamente. Añadimos seguidamente un poco más de mayonesa hasta obtener una mezcla homogénea parecida a una pasta de atún.

Con una cuchara de postre rellenamos nuestros pimientos con cuidado de que no queden ni muy llenos ni muy vacíos. Los colocamos en una fuente, colocamos un pegotito más de mayonesa sobre cada uno de los pimientos y terminamos con un huevo cocido que picamos y espolvoreamos por encima de nuestros pimientos.

-----------------------------------


Y aquí los tenemos. Un plato fresquito y muy agradable que disfrutarás como un enano con las altas temperaturas del verano.




-----------------------------------

Consideraciones

- Limpia bien los pimientos, aunque suelen venir bastante limpios a veces contienen restos de pepitas y fibras.

- No te pases con la mayonesa, sino te quedarían bastante pesados y desagradables.

- Si vas a usar todo el bonito, utiliza su aceite para hacer la mayonesa, le dará mucho sabor.

-----------------------------------


En la provincia de Cádiz somos muy ensaladilleros. En un bar gaditano pueden faltar tapas que en otros puntos de la península serían consideradas como tapas clásicas, pero una de las que jamás faltarán es la ensaladilla rusa. En la última década en los bares y restaurantes gaditanos es normal encontrarse, además de la ensaladilla clásica, dos variedades más: la ensaladilla de gambas, y la ensaladilla de pulpo. De esta última cada bar o restaurante tiene la suya que resuelve con más o menos éxito. Hoy os dejo mi receta de la ensaladilla de pulpo.


-----------------------------------

INGREDIENTES

200 g de pulpo cocido
2 patatas medianas
1 huevo cocido
Cebollino fresco
Mayonesa de pimentón

Para cocer el pulpo

1 pulpo
1 cebolla
2 clavos de olor
2-3 hojas de laurel

Para la mayonesa

1 huevo
1/3 de aceite de oliva virgen extra
2/3 de aceite de girasol
Pimentón agridulce
Vinagre blanco
Sal

-----------------------------------

E L A B O R A C I Ó N

Cocemos el pulpo

Si no compramos el pulpo ya cocido, tendremos que cocerlo en casa pero no te asustes que es muy fácil. Si lo compras congelado normalmente vienen todos eviscerados, pero si lo compras fresco tendrás que pedirle a tu pescadero de confianza que lo haga por ti, o bien hacerlo tu mismo. Vamos a calentar agua en una olla grande, sin sal, junto con la cebolla pelada entera a la que clavaremos los clavos, echaremos también las hojas de laurel y cuando esté a punto de romper a hervir vamos a asustar el pulpo. Esto significa que lo agarraremos por la cabeza y lo meteremos y sacaremos en el agua tres veces antes de dejarlo por completo sumergido en el agua cociendo. Esto ayudará a dar firmeza a los tentáculos y a que nuestro pulpo no pierda la piel.

Lo coceremos durante 45 minutos, ni más ni menos. Una vez cocido nos quedaremos con dos patas del pulpo aproximadamente para hacer nuestra ensaladilla.

Hacemos la mayonesa de pimentón

Para hacer esta mayonesa, cascamos el huevo dentro del vaso batidor junto con una pizca de sal, un chorrito de vinagre, 1 cucharada de pimentón agridulce, un chorro de aceite de oliva virgen extra y cubrimos con aceite de girasol. Batimos y vamos añadiendo más aceite de girasol hasta obtener la textura deseada. Si no tenemos pimentón agridulce, lo que haremos es mezclar a partes iguales pimentón dulce y picante para obtenerlo.

Terminamos nuestra ensaladilla

Ahora que tenemos el pulpo y las patatas cocidas (estas últimas las hervimos en el agua del pulpo), vamos a trocear el primero en trozos ni muy grandes ni muy pequeños. La patata la machacamos con un tenedor y el huevo cocido lo picamos a cuchillo con su yema. Mezclamos con un par de cucharadas de nuestra mayonesa de pimentón, probamos y corregimos de sal si fuera necesario. Terminamos el plato con un poco de cebollino fresco picado.

-----------------------------------

Es una de mis ensaladillas favoritas que se disfruta el doble con una buena cerveza bien fresquita. Te recomiendo que la pruebes, porque no te decepcionará.





-----------------------------------

Consideraciones

- Cuece las patatas en el caldo resultante de cocer el pulpo para que agarren el sabor de esta.

- Si no tienes a mano pimentón de la vera agridulce, simplemente mezcla a partes iguales pimentón dulce y pimentón picante para obtenerlo.

-----------------------------------

Hoy vamos a hacer una receta sencilla y clásica que siempre gusta en casa y si tenéis niños en casa disfrutarán el doble, porque ¿a qué niño no le gusta un filete empanado? Y si encima está rellano de jamón serrano y queso, pues ya te puedes imaginar... ¡Al lío!

-----------------------------------

INGREDIENTES

Cinta de lomo
Jamón serrano
Queso Payoyo
Perejil fresco
Ajo

Para el empanado

Huevo batido
Pan rallado
Sal


-----------------------------------

E L A B O R A C I Ó N


Limpiamos y fileteamos

Vamos a comprar una cinta de lomo de cerdo, le quitaremos el exceso de grasa que pudiera tener aunque esta parte del cerdo es muy magra y apenas tiene grasa. Una vez limpia la cortaremos en filetes muy finos (unos 3-4 mm). Si no queréis hacerlo en casa siempre se lo podéis pedir a vuestro carnicero de confianza. Una vez obtenidos los filetes los adobamos con perejil fresco y ajo picados, los agrupamos por parejas y los reservamos.

Rellenamos los filetes

Extendemos un filete de lomo de cerdo y sobre el colocamos jamón serrano y sobre éste una fina loncha de queso Payoyo. Fijaos en que el relleno no llegue al borde del filete porque sino al freírlo después el queso se saldría. Así que intentad dejad un margen. Una vez colocado el relleno sobre la cara de uno de los filetes, lo cerramos colocando otro filete justo encima haciendo coincidir los bordes de uno y de otro. El queso Payoyo es un queso elaborado con leche de cabra payoya de la sierra de Cádiz. Está exquisito, pero como podría ser dificil enconrarlo fuera de Andalucía podéis utilizar el queso que más os guste.

Empanamos y freímos

Ahora que ya tenemos los libritos rellenos los vamos a empanar. Para ello vamos a batir dos huevos en un plato sopero (la cantidad de huevo depende de la cantidad de carne que vamos a empanar) y vamos a colocar pan rallado sobre una bandeja o un plato llano. Lo primero que hacemos es pasar los filetes rellenos por pan rallado. Les quitamos el exceso de pan rallado que no ha conseguido adherirse de forma natural a la carne y los pasamos justo después por huevo batido. Del huevo batido los volvemos a pasar por pan rallado, los palmeamos sobre una superficie plana para que se asienta bien el empanado y listo. Justo antes de freír sazonamos los filetes y los palmeamos para que la sal se quede en el empanado y no se pierda durante la fritura.

-----------------------------------



¡Y aquí los tenemos ya listos! Están deliciosos, y podéis acompañarlos de patatas fritas, una buena ensalada, o incluso haceros un buen bocata con lechuga, tomate y mayonesa. El que los prueba, repite siempre jeje. Mañana volveremos con muchas más recetas güenas.




-----------------------------------

Consideraciones

- Los filetes debes cortarlos finos, muy gordos sería un poco toscos y desagradables a la hora de comerlos.

- Si no tienes disponible el queso Payoyo, en la zona donde vives, siempre puedes rellenarlos con cualquier queso que te guste.

- Fríelos siempre en aceite de oliva virgen extra, la diferencia es notable.

-----------------------------------