Siempre me gusta recalcar los arroces que hacemos con las sobras de otras elaboraciones, no recuerdo que ninguno de esos arroces no estuviera soberbiamente delicioso. Como el que hoy os traigo, un arroz con solomillo de cerdo, alcachofa y patata asada.

-----------------------------------

INGREDIENTES

200 g de arroz redondo
1 alcachofa
4 patatas baby
150 g de solomillo de cerdo
1 diente de ajo
1 cucharadita de pimenton dulce
1 tomate pera maduro
Caldo de puchero

-----------------------------------

ELABORACIÓN

  1. Primero limpia las alcachofas. Si no sabes cómo hacerlo te recomiendo que mires el siguiente video que grabé para el canal de youtube.


  2. Lava también las patatas. Seca bien las patatas, y envuelve cada una en papel film. Pincha cada patata filmada con un tenedor. Mételas en el microodas a máxima potencia durante 6 minutos. Espera que enfríen y quitales el film. A mi me gustan con piel pero si no es tu caso, pélalas.
  3. Saltea las alcachofas (cortadas en cuartos) junto con las patatas durante 5 minutos con un chorrito de aceite de oliva.
  4. Pon las alcachofas y patatas salteadas en una bandeja de horno y hornea a 180º con calor arriba y abajo, durante 15 minutos para que se tuesten bien.
  5. Ahora comenzamos a hacer el arroz. Calienta un fondo de aceite de oliva virgen extra en una paella o sartén.
  6. Cuando esté caliente, echa un poco de sal gorda para que no salpique demasiado el aceite y empieza a dorar el solomillo cortado en trozos del tamaño de un bocado.
  7. Cuando la carne esté bien doradita añade el diente de ajo picado y sigue sofriendo hasta que empiece a dorar.
  8. Añade las alcachofas y patatas asadas.
  9. Ahora le seguirá el tomate, que echamos troceado a rallado como más te guste. Cuando el tomate esté frito y cambie de color añade el pimentón dulce y no dejes de moverlo para que no se queme, durante 1 minuto.
  10. Añade ahora el arroz y el colorante, remueve hasta que veas que el colorante ha dejado el arroz con un color homogéneo y el arroz esté bien sofrito. Aproximadamente con 2 o 3 minutos será suficiente.
  11. Añade el cado caliente. Recuerda que debe estar muy caliente, así que antes de empezar con a preparar el arroz, pon a calentarlo en un fuego continuo.
  12. Deja que cueza el arroz. Tardará 18 minutos en hacerse. Los primeros 3 minutos cocinalo a fuego máximo. Los siguientes 12 minutos a fuego medio-bajo y vuelve a subir el fuego los últimos 3 minutos.
  13. Tapa el arroz y deja reposar entre 5 y 10 minutos. 
  14. Zámpatelo y disfruta.

-----------------------------------

Tipo de arroz / Seco

Proporción caldo/arroz

2 medidas de caldo por cada medida de arroz

Ejemplo: si uso 2 tazas de arroz necesitaré 4 tazas de caldo


-----------------------------------

Un arroz que hice con las sobras de un solomillo que hice con patatas y alcachofas, y que ahora convertido en arroz hará suspirar de amor a cualquiera. Si te animas a hacerlo puedes mandarme o etiquetarme en instagram con la foto de tu versión. No sabes la ilusión que me hace veros hacer mis recetas.







-----------------------------------

Consideraciones

- Respeta los tiempos de cocción del arroz para conseguir el punto perfecto.

- Puedes usar el arroz redondo que más te guste, pero siempre ten en cuenta que todos los arroces no son iguales y dependiendo del escogido necesitarás una proporción menor o mayor de caldo.

- Intenta utilizar caldos caseros que aportan mucho más sabor a tus arroces, aunque si vas con prisas siempre puedes comprar un caldo ya preparado en el supermercado. En ese caso compra siempre caldos de la máxima calidad.

-----------------------------------

Aquí os traigo la super receta de Ramen que subimos a la sección Nos Gusta Comé del canal de Cositas Güenas en youtube, de la mano de mi fiel amigo Adrían Alías. Si no lo conocéis podéis seguirlo en su instagram como @aliassgourmet. Y sin perder un sólo segundo, vamos con la receta que aunque algo larga merecerá la pena que encendáis los fogones para preparar semejante maravilla. ¡Al lío!

-----------------------------------

INGREDIENTES
1 o 2 láminas de alga Kombu
200 g de seta shitake
1 pollo entero y troceado (2 Kg aprox)
1 Kg de huesos de jamón
300 g de costilla de cerdo fresca
300 g de panceta ahumada (bacon)
1 huevo
Noodles
1 puerro grande
3 zanahorias grandes
2 cebolletas
1 pimiento morrón
Shichimi (opcional)
Aceite de sésamo
Salsa de soja
Vinagre de arroz
Azúcar moreno
Sésamo negro
Sésamo blanco
Sal


-----------------------------------

ELABORACIÓN



Misenplace y preparación del caldo

  1. Lo primero que vamos a hacer es ir preparando algunas elaboraciones (misenplace) que nos irán ayudando a tener todo listo cuando lo necesitamos. Empezamos metiendo el pollo troceado en salmuera. Simplemente lo reunimos todo en un bol grande, con un buen puñado de sal y agua. Lo tendremos en salmuera aproximadamente 1 hora y media. Y cuando lo vayamos a meter en la olla, sólo tendremos que retirar la salmuera y enjuagar el pollo bajo el grifo.
  2. Cogemos el pimiento morrón y lo cortamos en juliana, para después encurtirlos durante 2 horas en vinagre de arroz y azúcar moreno. Los restos del pimiento que no usemos, lo utilizaremos a su debido tiempo para incorporarlo al caldo. Aquí se aprovecha todo.
  3. Para potenciar el sabor del caldo vamos a tostar los huesos de jamón y la costilla, y así además obtendremos un fondo oscuro maravilloso que también echaremos al caldo. Para ello colocamos todos los huesos de jamón, las costillas (que sazonamos un poco) y horneamos a 180º durante 45 minutos, dándoles la vuelta a mitad de cocción. Una vez hecho esto ya tenemos los huesos tostados y el fondo oscuro para integrar proximamente al caldo.
  4. Ahora sí, llenamos una olla alta de agua y la llevamos a ebullición. Cuando hierva metemos las láminas de alga Kombu y apagamos el fuego. Con el calor residual infusionaremos las algas unos 10 minutos y después las retiramos y las desechamos.
  5. En el agua infusionada de Kombu vamos a cocer nuestras setas shitake durante 30 minutos, una vez cocidas las reservamos pues las usaremos más tarde para saltearlas y usarlas como topping.
  6. Metemos el pollo y dejamos que hierva durante una hora. Pasado este tiempo sólo sacaremos las pechugas, que al igual que las shitakes, las utilizaremos más tarde.
  7. A continuación incorporamos tanto los huesos de jamón y la costilla, como el jugo (fondo oscuro) que soltaron durante el tostado en el horno. En este punto también introducimos los 300 g de panceta. Dejamos que el caldo siga cociendo durante una hora y media.
  8. Pasado ese tiempo, vamos a sacar uno de los trozos de la panceta. Pues como los shitakes y las pechugas de pollo, también las utilizaremos en nuestro topping. Una vez reservada la panceta, y habiendo transcurrido ya 4 horas de cocción, incorporamos las verduras, esto es, el puerro, las cebolletas y los restos del pimiento morrón que encurtimos anteriormente. Dejamos que cueza durante 1 hora más y ya tendremos listo el caldo.
  9. Vamos a colar el caldo, desechando todos los huesos y restos de carne y verduras que quedarán en el fondo. Después lo desgrasamos, podemos usar una malla de tela o dejar enfríar el caldo durante 12 horas, para que la grasa se coagule en la superficie y sea fácil retirarla con ayuda de una espumadera. Una vez desgrasado, lo probamos y si fuera necesario lo corregiremos de sal.
Preparando el topping del ramen
  1. Vamos primero con el pollo. Las pechugas de pollo que reservamos del caldo las vamos a separar en hebras. Una vez hecho esto las vamos a saltear en una sartén con dos cucharadas de aceite de sésamo, una pizca de shichimi (popurrí de especias japonesas. Es opcional), sal, pimienta y salsa de soja al gusto. El fuego ha de estar fuerte para conseguir que las hebras queden bien tostadas y crujientes. Una vez  salteado, lo reservamos.
  2. Las setas shitakes las salteamos con un poco de salsa de soja y también las reservamos.
  3. El trozo de panceta que teníamos reservado, lo cortamos en láminas de medio centímetro de grosor y las doramos en la sartén por cada lado para conseguir una costra crujiente.
  4. Los noodles los vamos a cocer en agua unos 4 minutos.
  5. El huevo lo vamos a hacer tipo mollet, es decir, con la clara cocida y la yema cremosa. Para ello ponemos el agua a hervir y contamos 6 minutos de reloj desde que el huevo entra en el agua. Pasados los 6 minutos, metemos el huevo en agua fría para cortar sus cocción.
Montaje del ramen
  1. En un cuenco incorporamos 2 cucharadas de aceite de sésamo, 1 cucharada y media de salsa de soja, una pizca de sésamo negrro y otra de sésamo blanco. Con ayuda de la cuchara removemos cariñosamente hasta semi emulsionar la mezcla.
  2. Sobre esa emulsión colocamos nuestra ración de noodles ya cocidos, y un par de cazos de caldo.
  3. Rodeando el borde del cuenco, colocamos el pollo en hebras, las shitake, la panceta, la mitad de un huevo y un poco de cebolleta cortada en rodajas.
  4. Ya sólo queda mezclarlo todo y disfrutarlo.

-----------------------------------
Y listo, una receta algo larga y con muchos pasos pero sencillos. Ya veréis que merece y mucho la pena animarse a hacerlo. Si haces la receta no olvides etiquetarnos en instagram tanto a mi colega Adrían como a un servidor. Las recetas del canal de youtube, que os animéis a hacer las enseñaremos en nuestros videos.







-----------------------------------

Consideraciones

- El shichimi es una mezcla de especias japonesa. Si no la encontráis no pasa nada, podéis obviarlo pero sí que es verdad que le da un puntito picantón al pollo.

-----------------------------------

Me gusta compartir con vosotros recetas de aprovechamiento por varios motivos, el principal es el de dar ideas a todos para aprovechar las sobras de un plato para crear otro y no desaprovechar nada. Otro motivo es porque tengo la esperanza de que al ver que de una receta que os enseño y merece la pena, podaís sacarle el máximo rendimiento.

Por eso con la magnífica receta de berza gaditana que subía la semana pasada podemos cocinar este sencillo arroz meloso que te volverá loco. ¿Te apuntas? ¡Pues al lío!

-----------------------------------

INGREDIENTES

200 g de arroz redondo
750 ml de caldo de la berza
250 ml de agua
Sobras de la berza (carnes y verduras)
Sal

-----------------------------------

ELABORACIÓN

  1. Lo primero que vamos a hacer es separar las carnes y verduras sobrantes de la berza, de su caldo. Las primeras las reservamos, y el caldo lo rebajamos con un vaso de agua ya que el caldo de la berza es realmente potente. Aunque si os gustan las emociones fuertes, no lo aclareis.
  2. En un perol o olla baja, vamos a calentar un fondo de aceite de oliva. Cuando esté caliente rehogamos ligeramente las carnes de la berza.
  3. Pasados dos minutos, agregamos las verduras y el arroz. Seguimos rehogando durante un par de minutos más.
  4. A partir de este momento vamos hidratando el arroz con el caldo bien caliente, como si fuera un risotto. Vamos echando cazos de caldo, y moviendo el arroz cada 4 minutos para que libere el almidón y se cree esa melosidad. Cuando el arroz absorba el caldo, seguimos echando caldo y mezclándolo con el arroz. Haremos esto hasta que el arroz esté al dente.
  5. En ese momento ya podemos apagar el fuego y servirlo. Al ser un arroz meloso no necesita reposo.

-----------------------------------

Como veis, es un arroz muy sencillo pero que gracias a las sobras de un magnífico guiso como es la berza gaditana, nos queda un arroz espectacular. Si te atreves a hacer esta receta, mándame la foto o etiquétame en instagram para poder ver lo bien que cocinas







-----------------------------------

Consideraciones

- Respeta los tiempos de cocción del arroz para conseguir el punto perfecto.

- Puedes usar el arroz redondo que más te guste, pero siempre ten en cuenta que todos los arroces no son iguales y dependiendo del escogido necesitarás una proporción menor o mayor de caldo.

- Intenta utilizar caldos caseros que aportan mucho más sabor a tus arroces, aunque si vas con prisas siempre puedes comprar un caldo ya preparado en el supermercado. En ese caso compra siempre caldos de la máxima calidad.

-----------------------------------

Volvemos al blog con otra de mis recetas gaditanas predilectas, la berza. La berza es un plato de cuchara que vamos a poder disfrutar en estos meses de frío. Para mi y la mayoría de gaditanos la berza es un potaje que bien podría estar en el top 1 de los potajes gaditanos junto con el menudo o las papas con choco. Hoy te traigo mi receta de berza que ya publicamos en su día en Youtube, pero que para los más puristas a los que les gusta la lectura también os dejo la receta aquí en el blog.

¡Al lío!

-----------------------------------

INGREDIENTES

250 g de jarrete de ternera
250 g de magro de cerdo para guisar
200 g de tocino blanco de cerdo
2 chorizos
1 morcilla
200 g de tagarninas
200 g de cardillos
250 g de calabaza
1 cucharadita de pimentón dulce
1 cucharadita de comino molido
1 pizca de pimienta
Agua
Aceite de oliva VE
Sal

-----------------------------------

ELABORACIÓN



  1. Lo primero que vamos a hacer es dejar listas nuestras verduras para cuando las vayamos a utilizar no perdamos más tiempo. Pelamos una cebolla y 4 dientes de ajo. A la calabaza le quitamos la piel y las fibras y la cortamos en trozos tamaño bocado. Las tagarninas y los cardillos los lavamos bien y los reservamos.
  2. En una olla vamos a introducir todas las carnes: el magro de cerdo, el jarrete (o morcillo), los chorizos, la morcilla y el tocino blanco de cerdo. Seguidamente incorporamos las alubias y los garbanzos que tuvimos a remojo la noche anterior. Le sigue la cebolla que metemos pelada y entera junto con los dientes de ajo pelados.
  3. Le seguirán las especias: la cucharadita de pimentón dulce, la de comino y la pizca de pimienta. Terminamos con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra.
  4. Cubrimos de agua tres dedos por encima de las carnes, pues hay que dejar espacio para las verduras que echaremos más adelante.
  5. Ponemos la olla a cocer a fuego fuerte al principio para que hierva rápido. En cuanto hierva bajamos la temperatura y la dejamos baja, lo justo para que hierva. Tapamos y dejamos hervir durante 1 hora y media. Cuando empiece a hervir notaréis que afloran las impurezas. Cuando esto esto ocurra las retiramos con una espumadera tranquilamente.
  6. Pasada una hora y media de cocción es cuando incorporamos nuestras verduras. Si las queréis más enteritas podéis introducirlas un poco más tarde. Dejamos cocer durante otra hora y media más.
  7. Cuando haya pasado el tiempo de cocción, sazonamos y ya la tenemos lista.
¿Y la pringá?



No te preocupes, que no me olvido de la pringá.
  1. Una vez hecha la berza, separamos las carnes del potaje.
  2. Cortamos y picamos las carnes groseramente. Están tan tiernas que se puede hacer con los dedos.
  3. Mezclamos todas las carnes en un mismo bol. Si veis que queda muy seca, podemos añadir unas cuantas cucharadas del caldo de la berza.
  4. Con la pringá puedes hacer de todo. Comértela tal cual, en bocata, hacer una empanada, unas croquetas, ropa vieja, lasaña, canelones... La lista es interminable. Así que, imaginación al poder.


-----------------------------------
Quiero ver fotos de berza por todas las redes sociales, así que no tardes y ahora que ya sabes hacer este guiso tan espectacular ponte manos a la obra. Si te animas mándame tu foto o etiquétame en instagram para que pueda verla. Todas las fotos que me mandáis serán publicadas en los stories de instagram de mi cuenta personal y si realizas una receta de las que subimos en youtube, la colgaremos en nuestros videos.

Nos vemos día a día en instagram







-----------------------------------

Consideraciones

- Puedes hacer la pringá con las carnes de la berza o puedes trocearlas y dejarlas con el potaje. Yo normalmente hago mitad y mitad.

- Si te sobra berza, una buena idea sería hacer un arroz con sus restos, como por ejemplo éste.

- Puedes congelar la berza sin problemas, te aguantará bien en el congelador. La calabaza es la que más sufrirá la congelación al ser un tubérculo pero bueno lo unico que ocurrirá es que quedará muy blandita.

- Si no dispones de tagarninas y cardillos en tu ciudad no te preocupes, los gaditanos utilizamos varias verduras en la berza. Las berzas más típicas son las de acelgas, de calabaza, habas y guisantes, etc. Sustituye las verduras que no encuentres, por las que más te gusten.

-----------------------------------


Hace tiempo que no hacíamos una receta de horno y como hijo de padres gallegos creo que ya era hora de subir la receta de la empanada gallega. Vamos a cocinar la empanada clásica, la de atún, una receta económica y que siempre triunfa en casa. Ideal para celebraciones en familia y con amigos, de fácil elaboración y muy rica. ¿Te atreves?

-----------------------------------

INGREDIENTES

Para la masa
300 g de harina de trigo
125 ml de aceite de oliva
125 ml de agua tibia
1 cucharadita de pimentón dulce
1 cucharadita de levadura en polvo
Sal
1 huevo batido para pintar la empanada

Para el relleno
2 cebollas
2 latas de atún en aceite de oliva
100 g de pimiento morrón
Salsa de tomate frito (opcional)

-----------------------------------

ELABORACIÓN

  1. Lo primero que vamos a hacer es pelar, lavar y cortar en juliana las dos cebollas. En una sartén vertemos los 125 ml de aceite de oliva que necesitamos para la masa y vamos a pochar nuestra cebolla. Cuando la cebolla esté pochada, reservaremos la cebolla por un lado y dejaremos que enfríe y por otro lado el aceite que utilizaremos para la masa.
  2. Ahora vamos a elaborar la masa que como veréis se hace un plis plas. En un bol colocamos los 300 g de harina, el agua y el aceite resultante de haber pochado la cebolla junto con una cucharadita de pimentón dulce, la sal y la levadura. Mezclamos con las manos hasta obtener una masa de color anaranjado uniforme y homogénea.
  3. Dejamos reposar la masa, mientras enfría la cebolla. Una vez este fría la cebolla dividimos la masa en dos porciones iguales. Estiramos las dos partes de la masa, dándole la forma que más nos guste. Yo en este caso la he hecho redonda.
  4. Sobre la parte de la masa estirada que será nuestra base colocamos la cebolla pochada bien repartida. Sobre ella colocaremos también el atún bien desmigado y repartido junto con los morrones cortados también en juliana como la cebolla. Sazonamos el ligeramente.
  5. En este momento podemos ponerle un poco de salsa de tomate frito casera, pero esto es opcional. A veces se la pongo y a veces no. Lo dejo a tu elección. De las dos formas la empanada te va a gustar. Y la diferencia es mínima.
  6. Ahora tapamos con la otra parte de la masa previamente estirada. Cerramos bien los bordes y justo después, en el centro, con la ayuda de un palillo de madera haremos un agujero en el centro que será la chimenea para que nuestra empanada no se infle como un globo durante la cocción.
  7. Pintamos la empanada con huevo batido y metemos en el horno precalentado a 180º, hasta que esté dorada. Aproximadamente unos 35 minutos.
  8. Dejar templar una hora antes de comer.

-----------------------------------
Una receta sencilla que como os decía siempre triunfa. Cada vez que la hago jamás sobra ni una miga. así que ya estás tardando en probarla. Si te decides a hacerla, no olvides hacerme saber que tal ha ido. Y si tienes alguna duda, puedes hacérmela llegar en los comentarios abajo de esta receta o a través de mis redes sociales.







-----------------------------------

Consideraciones

- Deja enfríar un poco la empanada antes de comerla. Las masas de aceite de oliva en caliente suelen ser un poco indigestas.

- La salsa de tomate frito es opcional. en cualquier caso, si la utilizas hazlo con moderación untando una fina capa de salsa en la superficie de la capa base de masa.


-----------------------------------

Hacía ya tiempo que no os traía una receta de risotto, y tengo la sensación de que la que os traigo hoy os va a encantar. Una receta de risotto deliciosa con higaditos de pollo que los italianos llaman risotto ai fegatini, un clásico que yo voy a adaptar a mi forma de entender la cocina. Incluiremos la pera que suavizará nuestro risotto y albahaca que lo aromatizará. ¿Te atreves con él? ¡Pues al lío!


-----------------------------------

INGREDIENTES

2 personas

150 g de arroz arborio
200 g de higaditos de pollo
1 pera limonera
Albahaca fresca
1/2 vaso de vino blanco
1 diente de ajo
1 cebolla mediana
1 litro de caldo de pollo
Queso parmesano
Mantequilla
Aceite de oliva virgen extra
Pimienta negra molida
Sal

-----------------------------------

ELABORACIÓN

  1. Lo primero que vamos a hacer es pelar, lavar y picar en brunoise (dados pequeños) la cebolla y el ajo. Una vez picados, calentamos un fondito de AOVE en una sartén y cuando esté caliente empezamos a pochar la cebolla con el ajo, una pizca de pimienta negra molida y sal.
  2. Cuando la cebolla esté pochada, incorporamos los higaditos de pollo que habremos lavado, y troceado previamente. Junto con los higaditos añadimos la pera pelada, descorazonada y cortada en gajos.
  3. En cuanto nuestros higaditos estén bien dorados agregamos el arroz y comenzamos a rehogar durante un par de minutos. En este momento y de manera opcional podemos agregar el colorante alimentario. Mientras cocinamos el risotto pondremos a calentar el caldo de pollo en un fuego anexo, ya que éste debe estar muy caliente todo el tiempo.
  4. Ahora que el arroz ya está sofrito, vamos a agregar el vaso de vino blanco. Subimos ligeramente el fuego y no dejamos de remover el arroz con una cuchara de palo mientras el alcochol se evapora.
  5. Cuando el alcohol haya evaporado, es cuando vamos a hidratar nuestro arroz con el caldo. Con la ayuda de un cucharón vamos agregando poco a poco el caldo. Echamos un poco de caldo y empezamos a mezclar el risotto. Cuando el arroz haya absorbido el caldo, echamos más y seguimos moviendo el arroz para que libere el almidón y consigamos esa melosidad propia del risotto. Seguiremos echando caldo y removiendo tantas veces como sea necesario, hasta que el arroz esté en su punto.
  6. En cuanto el arroz esté casi listo, apagamos el fuego e incluso lo quitamos del mismo para evitar el calor residual (si usas vitro o inducción). Ahora es cuando añadimos tres cucharaditas de mantequilla, espolvoreamos por encima el queso parmesano, y también una picada de hojas de albahaca fresca.
  7. Removemos bien el risotto hasta que funda la mantequilla y el queso. Llegado a ese punto ya lo tendremos listo para comer.

-----------------------------------

Un risotto diferente con mucho sabor, que te va a encantar en cuanto lo pruebes en casa. Os aseguro que el que lo prueba queda absolutamente enamorado de este risotto. Espero que lo probéis y me contéis la experiencia.







-----------------------------------

Consideraciones

- El caldo con el que hidratamos el arroz de un risotto debe estar siempre muy caliente, así que lo tendremos siempre en una ollita hirviendo durante toda la receta.

- Para hacer un risotto el mejor arroz sería uno de variedad arborio o carnarolli pero el arroz bomba también nos puede servir.

- Intenta utilizar caldos caseros que aportan mucho más sabor a tus arroces, aunque si vas con prisas siempre puedes comprar un caldo ya preparado en el supermercado. En ese caso compra siempre caldos de la máxima calidad.

-----------------------------------

Reconozco que soy más de comidas de invierno que de verano, desde que era pequeño los platos de cuchara me cautivaron, y siguen siendo mis favoritos ahora. Las cremas de verduras me fascinan porque sus combinaciones son infinitas y es muy dificil (hay que ser un verdadero desastre o un incomprendido) que al combinar algunas verduras te salgan verdaderas aberraciones que ni el mismísimo Golum se comería.

Una de mis cremas predilectas es la clásica crema de zanahoria, probablemente una de las cremas de la infancia que más recuerdo. Hoy la vamos a hacer con un poquito más de gracia. ¿Te atreves? ¡Pues al lío!

-----------------------------------

INGREDIENTES

750 g de zanahorias
50 g de jengibre fresco
1 cebolla roja
1 patata mediana
Caldo de pollo o verduras
Aceite de oliva virgen extra
Pimienta negra molida
Sal
-----------------------------------

ELABORACIÓN


  1. Lo primero que vamos a hacer es pelar nuestras hortalizas: zanahorias, patata, jengibre y cebolla. Las vamos a trocear groseramente, una vez peladas, y las lavaremos.
  2. En una olla con un fondo de aceite de oliva virgen extra vamos a comezar a dorar nuestras verduras junto con una pizca de pimienta negra molida. Lo haremos durante aproximadamente 10 minutos, esto ayudará a que nuestra crema alcance el doble de sabor.
  3. Ahora que nuestras verduras están doraditas, vamos a incorporar el caldo, hasta cubrir las verduras dos dedos por encima de éstas. Y vamos a dejar cocer durante 45 minutos a fuego medio.
  4. Pasados los 45 minutos, apagamos el fuego, y procedemos a batir nuestra crema. Puedes usar una batidora de mano, de vaso (asegurate de que haya enfriado un poco), o un robot de cocina.
  5. Y ya la tenemos lista, la probamos y corregimos de sal.
  6. Para el topping, en este caso optamos por picar un poco de mozzarella y unos picatostes. Este es el topping que yo he elegido pero tu puedes optar por el que más te guste, ¡imaginación al poder!


-----------------------------------


¡Y aquí la tenemos! Buena pinta, ¿verdad? Es una crema que enamora desde la primera cucharada hasta la última y desearéis que aún siga sobrando en la olla para poder repetir. Sabores de la infancia algo actualizados, pero que mantienen la magia de la que disfrutábamos cuando eramos unos críos. Y además sanísima, ¿a qué esperas para probarla? Ponte manos a la obra y ponte ciego de crema de zanahoria hasta que empiecen a crecerte orejas de conejo.






-----------------------------------

Consideraciones

- Puedes usar puerro en lugar de cebolla, eso suavizará la crema ligeramente. Aunque a mi me encanta el sabor intenso de la cebolla. Cuestión de gustos colegui.

- No pierdas tiempo picando todas las verduras en trozos pequeños, recuerda que después la vamos a triturar. Tampoco dores las zanahorias enteras, ¡no me seas zenutrio!

- Intenta utilizar caldos caseros que aportan mucho más sabor, aunque si vas con prisas siempre puedes comprar un caldo ya preparado en el supermercado. En ese caso compra siempre caldos de la máxima calidad.

-----------------------------------

Hacía ya bastante tiempo que no subía otra de las recetas típicas de mi tierra, aunque existen cantidad de versiones de este plato por toda la península como los garbanzos con espinacas y bacalao, un plato de vigilia típico de nuestras ibéricas latitudes. Un plato más que sumar a la intención de subir al blog todos los platos de cuchareo típicos de toda la península. Agarra una cuchara pues, ¡y al lío!

-----------------------------------

INGREDIENTES

300 g de garbanzos
750 g de acelgas
1 cebolla roja
1 rebanada de pan
4 dientes de ajo
Comino molido
Pimentón dulce
Aceite de oliva virgen extra
1 huevo por persona (opcional)

-----------------------------------

ELABORACIÓN

  1. ¡Al lío pío pío! Lo primero es lo primero, así que pon a remojo los garbanzos la noche antes a cocinar esta magnífica receta. Deberán estar a remojo al menos 12 horas.
  2. Las acelgas las puedes comprar ya troceadas y limpias en cualquier supermercado en bolsas como las de lechuga. Si las compras enteras no olvides lavarlas bien y trocearlas.
  3. En una sartén vamos a calentar un buen fondo de aceite de oliva virgen extra y cuando esté bien caliente vamos a dorar los ajos junto con la rebanada de pan. Cuando ya esté todo bien dorado apagamos el fuego y es entonces cuando echamos una cucharadita de pimentón dulce. Lo hacemos con el fuego apagado porque el pimentón es facilísimo que se nos queme en un suspiro.
  4. Pasamos el contenido de la sartén a un vaso batidor y lo batimos muy bien. Una vez batido lo reservamos.
  5. En una olla con fondo colocamos nuestros garbanzos, y la cebolla pelada, lavada y entera. Cubrimos de agua 3 dedos por encima de nuestros garbanzos, y coronamos con un chorro de aceite de oliva virgen extra. Ponemos a cocer a fuego fuerte al principio para que hierva y después lo bajamos a fuego lento durante el resto de la cocción.
  6. Los garbanzos tendrán que cocer durante mínimo 2 horas. Antes de que empiece a hervir incorporamos el contenido de nuestro vaso batidor y una pizca de comino molido. Dejamos que se cocine todo a fuego lento. Asustaremos a nuestros garbanzos a la hora de cocción incorporando un vaso de agua fría.
  7. Cuando los garbanzos estén tiernos es cuando echamos las acelgas que a penas tardan 5 minutos en cocer. Cuando estén cocidas, le damos un meneo suave a la olla para que se integren bien los ingredientes.
  8. Ya los tenemos listos. Pero a mi me gusta acompañar este plato con un delicioso huevo mollet. Un huevo mollet es aquel que tiene la clara cocida pero la yema cremosa de un huevo frito. Para ello ponemos a hervir agua, cuando el agua rompa a hervir incorporamos el huevo y contamos 7 minutos. Cuando pasen los 7 minutos, pasamos los huevos a agua fría para cortar la cocción y ya lo tendremos listo.

-----------------------------------

¡Que gozada de plato! En Cádiz, es uno de nuestros platos de cuchara más típicos y nos encanta. Ya era hora de que estuviera en el blog para aquellos que quieren conocer un poco más de la cocina de mi tierra y les encanta el cuchareo.







-----------------------------------

Consideraciones


- Como todos los platos de legumbres, estará en su punto perfecto al día siguiente de su preparación pero claro... A ver quien es capaz de esperar un día, sin acercarse a la olla de garbanzos. Sé fuerte compañero.

- Puedes racionar el guiso en tuppers y congelarlo sin ningún tipo de problema. Para los solteros como yo es una bendición tener siempre en el congelador algun tupper con este manjar listo para descongelar en cualquier momento.

-----------------------------------

Si hay una receta que siempre he querido subir al blog es la receta del puchero. El puchero o cocido, una receta que tiene una particularidad y es que ninguno es igual a otro. Ya ni siquiera podemos diferenciar las recetas del puchero entre comunidades autónomas o provincias españolas. El puchero llega a ser distinto de un hogar español a otro. Cada madre lo hace a su manera, transfiere la receta a sus hijos y éstos suelen incorporar cambios a la receta, por lo que hace que el puchero sea quizá de las recetas imposibles de universalizar.

Probablemente los madrileños me digan que su cocido es el más representativo y que tiene unas pautas e ingredientes menos cambiantes del abanico de posibilidades para esta comida. Pero mentiríamos si dijéramos que no hay discusión entre los mismos madrileños a cerca de lo que sí tiene que llevar el cocido madrileño y lo que no debe llevar.

Es por ello que hoy os traigo la receta del puchero o cocido que yo aprendí a cocinar de mi madre y que aunque seguro que en su día hice alguna modificación (de la que estoy seguro no recordar) y que a día de hoy es la receta que suelo hacer en casa.

Te invito a probarla y a que hagas las modificaciones que consideres oportunas para conseguir un puchero que tu consideres como el más perfecto o ideal.

¡A los fogones!


-----------------------------------

INGREDIENTES

250 g de jarrete o morcillo de ternera
200 g de chorizo fresco
200 g de tocino blanco fresco
1 hueso de jamón
2 contramuslos de pollo
200 g de garbanzos
4 o 5 patatas medianas
3 zanahorias grandes
1 puerro mediano
Agua
Sal

-----------------------------------

ELABORACIÓN


CONSIDERACIONES PREVIAS: Antes de comenzar a explicar la elaboración de esta receta y como ya dije unas cuantas líneas más arriba, los ingredientes de un puchero cambian mucho según quien lo cocine, pero incluso yo mismo hago pequeños cambios según mis intereses en ese momento o bien porque no encuentro el ingrediente que busco.

Pollo: normalmente utilizo contramuslos enteros. Pero realmente podemos usar cualquier parte del pollo siempre y cuando tenga hueso, ya que las partes con hueso son las que más sabor dan. Si no disponéis por el motivo que sea de contramuslos, podéis usar alitas, pescuezo o muslos.

Ternera: siempre utilizo la parte del jarrete o morcillo como se le conoce de Despeñaperros para arriba. Cuando quiero hacer un puchero menos graso, suelo aumentar su cantidad y por ejemplo no utilizar tocino.

Cerdo: suelo utilizar siempre tocino blanco fresco y en ocasiones lo sustituyo por panceta fresca que aunque también es grasa, tiene bastante menos que el tocino blanco. Por supuesto si hay algo que no puede faltar en el puchero son los chorizos. Tengo comprobado que es lo que más sabor imprime en el caldo, por lo que no podemos obviarlo nunca. Eso sí, puedes utilizar el chorizo que más te guste: fresco, un poco más curado, de Jabugo, ahumado, etc.

Huesos: el hueso que nunca puede faltar en el puchero es el de jamón, aunque puedes sustituírlo por puntas de jamón sin hueso. También puedes incluír el típico hueso de caña, aunque cuidado con sobrecargar tu puchero con ingredientes tan ricos en grasas porque tu caldo quedará más grasiento (aunque lo desgrases después).

Verduras/Hortalizas: de todas las verduras que suelo utilizar la que no puede faltar jamás es la patata. A partir de ahí, suelo incluir las zanahorias y el puerro también. En muchas ocasiones incluyo también apio y nabo, para suavizar y enriquecer el caldo. Y aunque no es una verdura, también recuerdo aquí lo importante que son los garbanzos que podéis usar la variedad de éstos que más os guste.

Y ahora sí, pasemos directamente a la elaboración de esta magnífica receta:


  1. Lo primero que tenemos que hacer es poner a remojo los garbanzos la noche previa al día que vayamos a cocinar la receta. Una vez remojados, y para nuestra comodidad, los meteremos dentro de una redecilla de legumbres para retirar los garbanzos del caldo fácilmente y sin que se nos escape ninguno.
  2. En una olla con buen fondo vamos a introducir los garbanzos junto con el hueso de jamón, el jarrete (morcillo) de ternera, los contramuslos de pollo, el tocino y el puerro. Cubrimos bien de agua y ponemos a cocer a fuego lento siempre con la olla tapada. A partir de que empiece a hervir comenzarán las 3 horas y media que estaremos cocinando nuestro puchero.
  3. En cuanto comience a hervir es muy posible que afloren a la superficie ciertas espumas, que no son más que impurezas que sueltan las carnes y las legumbres. Cuando afloren, ayudados por una espumadera, las retiramos.
  4. Pasada la primera hora y media de cocción vamos a introducir los chorizos enteros, que previamente habremos pinchado con un tenedor para que no revienten durante la cocción.
  5. Ya han pasado dos horas y media desde que nuestro puchero comenzó a hervir. Así que ahora vamos a introducir las zanahorias y las patatas. Cocerá todo durante una hora más completando las 3 horas y media. Ya tenemos el puchero listo.
  6. Ahora que está listo vamos a sacar las carnes a una bandeja, y las limpiaremos. Extraeremos los huesos y pieles dejando solo la carne. Sazonamos ligeramente.
  7. Pasamos los garbanzos a otra fuente junto con las patatas, la zanahoria y el puerro. Sazonamos también pues recordad que no hemos usado sal durante toda la cocción. Sazonamos todo al final porque las carnes sazonan el caldo ligeramente y podríamos pasarnos.
  8. Ahora vamos a colar el caldo, ya que pueden haberse desprendido trozos de carne, huesecillos, etc.
  9. Si queremos desgrasar nuestro caldo, vamos a meterlo en el frigorífico y 12 horas después veremos que se ha formado una capa solida en la superficie. No es más que la grasa coagulada por la incidencia del frío, así que podremos retirar dicha grasa fácilmente con una espumadera.
  10. No podemos olvidarnos de la sopa. Una vez desgrasado el caldo podremos hacerla con pasta (fideos, pasta maravilla, etc) o como hacemos por el sur de Andalucía con un puñadito de arroz. Eso os lo dejo a vuestra elección.


-----------------------------------

Y aquí acaba esta receta, que aunque muy extensa tenía unas ganas locas de incorporar al blog por el cariño que le tengo y me transmite. Cuando era pequeño mi comida favorita no era el arroz, era el puchero. Si llegaba del colegio y al llegar a casa había puchero ese día se convertía en el mejor de la semana. Me encantaba, sobretodo la sopa de fideos que tomábamos por la noche que te quitaba todo el frío del invierno. Lo mejor es que cuando mi madre hacía puchero sabíamos que al día siguiente con las carnes que habían sobrado comeríamos croquetas del puchero, ropa vieja, o canelones.

¿Y a ti? ¿Te gusta tanto el puchero como a mí?






-----------------------------------

Consideraciones

- Si tienes tiempo desgrasa el caldo, te llevará un día más pero tus arterias te lo agradecerán.

- Es importante colar el caldo. Te aseguro que no es agradable tomarse un plato de sopa y de repente...¡crack! un huesecillo que no habías visto casi te rompe una muela. No seas vago y cuela el caldo.

- Aunque en las consideraciones previas te arrojo información sobre qué hacer cuando nos dispongo de uno de los ingredientes o quiero hacer un puchero menos graso, la elaboración descrita hace referencia a los ingredientes enumerados justo después de la presentación de la receta.

- Las sobras del puchero son magia pura en la cocina de aprovechamiento. El caldo le dará un sabor espectacular por ejemplo a arroces, y cremas. Con las sobras de la carne podemos hacer croquetas, lasaña, canelones, empanadillas, ropa vieja... y todo lo que tu mente perversa sea capaz de crear.

-----------------------------------

Hoy vamos a versionar una receta de arroz china: el arroz frito. Y digo arroz frito, porque es verdaderamente como deberíamos referirnos a él y no como "arroz tres delicias" que es como alguién (sabe Dios quién) decidió llamarlo en en España. Sea como fuere, yo voy a daros mi versión de este rico arroz que a todos gusta y con el que nos gusta pecar cuando vamos a cualquier restaurante chino. ¡A los fogones!

-----------------------------------

INGREDIENTES

300 g de arroz redondo
2 huevos
200 g de chuletas/lomo de sajonia
150 g de judías verdes
Semillas de sésamo
3 dientes de ajo
3 cucharadas de salsa de soja
Aceite de girasol
Sal

-----------------------------------

ELABORACIÓN

CONSIDERACIONES PREVIAS: yo creo que desde hace mucho tiempo el arroz tres delicias se ha cocinado en España con tres elementos básicos: guisantes, tortilla y jamón cocido. Lo cierto es que a mi me cuesta creer que los chinos cocinen este arroz con jamón cocido o de York y tengo también ciertas dudas de que usen guisantes. Lo que sí tengo constancia que utilizan es la carne de cerdo ahumada, adobado o especiado de alguna manera. Por ello creo que utilizar chuletas o lomo de Sajonia, tan consumido en España, es una magnífica elección. ¿Guisantes? Me gustan, pero vamos a sustituirlos por judías verdes. Hechas estas diferencias vamos a cocinar este magnífico arroz.


  1. El arroz tres delicias o frito, es un arroz blanco que después se saltea en wok con el resto de ingredientes y salsa de soja. Como vamos a utilizar judías verdes y estas necesitan un poco más de cocción para que no queden demasiado crudas y fibrosas, lo que vamos a hacer es cocinar el arroz con las judías. Así que cocinaremos un arroz blanco con judías verdes para comenzar a realizar este plato.
  2. En una olla calentamos un fondo de aceite de girasol. Usamos aceite de girasol porque aunque es indiscutible que el aceite de oliva es de calidad superior, tiene un sabor muy fuerte que dista mucho de los aceites que se usan en la cocina china. Cuando el aceite esté caliente comenzamos a sofreír las judías verdes. Cuando estén bien doraditas, incorporamos el arroz y seguimos sofriendo. Un par de minutos después, agregamos el agua. La proporción es el doble de caldo que de arroz, es decir, si uso dos tazas de arroz necesito 4 tazas de agua.
  3. Cocemos el arroz durante aproximadamente 18 minutos a fuego medio. Cuando tengamos hecho el arroz lo reservamos.
  4. En una sartén pequeña vamos a cocinar dos tortillas francesas de un huevo. Una vez hechas las cortamos en cubos y las reservamos.
  5. En un wok empezamos salteando la carne de Sajonia. Si hemos usado chuletas (las más fáciles de encontrar) las deshuesamos y cortamos la carne en dados.
  6. Cuando el cerdo esté doradito, incorporamos los tres dientes de ajo laminados, un chorrín más de aceite de girasol y tres cucharada de salsa de soja.
  7. Rehogamos bien y ahora es cuando incorporamos el arroz blanco con las judías, y semillas de sésamo al gusto. Incorporamos también las tortillas troceadas, y salteamos todo bien.
  8. Listo, corregimos de sal si hicera falta y a comer.


-----------------------------------

Un arroz sencillo, que está delicioso. A mi es un arroz que me gusta mucho, no tiene nada que ver con nuestros arroces pero la verdad es que está bien güeno. Espero que te guste mucho esta versión del arroz tres delicias que debería llamarse simplemente arroz frito, pero como en España somos más guays que nadie lo llamamos así.

¡Hasta pronto!







-----------------------------------

Consideraciones

- Respeta los tiempos de cocción del arroz para conseguir el punto perfecto.

- El arroz tres delicias, en realidad se llama arroz frito porque es un arroz que después cocerlo se saltea (se fríe) en un wok con aceite y otros ingredientes.

- No hay un arroz frito igual a otro, puedes combinarlo con infinidad de ingredientes: brotes de soja, cebollas largas, gambas, langostinos, pollo, ternera, cerdo, etc ¡Imaginación al poder!

-----------------------------------

Hoy seguimos aprendiendo a cocinar los platos de cuchara más representativos de la gastronomía española. Y lógicamente tenemos que viajar a tierras asturianas, aunque sea con el estómago, para aprender a cocinar su plato estrella: la fabada.

-----------------------------------

INGREDIENTES

300 g alubias blancas
Compango (chorizo, panceta y morcilla)
1 cebolla roja
4 o 5 dientes de ajo
1 cucharadita de pimentón dulce
Aceite de oliva
Agua
Sal

-----------------------------------

ELABORACIÓN

  1. Esta receta es muy fácil de elaborar así que relájate porque no tendrás ningún problema en hacer una gran fabada para la familia y amigos. Realmente el secreto de una buena fabada está en la materia prima a utilizar. Así que intentaremos siempre comprar unas fabes de la mayor calidad, un buen aceite de oliva virgen extra y el mejor compango asturiano.
  2. Lo primero que vamos a hacer es poner a remojo las alubias la noche anterior a cocinar nuestra fabada. Se pasarán en agua alrededor de 12 horas aproximadamente.
  3. Una vez que tenemos las alubias remojadas las vamos a escurrir y pasar a una olla con fondo. Ademas introduciremos una cebolla roja entera, limpia y pelada. Las carnes del compango que lo forman el chorizo, la panceta y la morcilla. Incorporamos también un buen chorro de aceite oliva virgen extra. Cubrimos de agua dos dedos por encima de las alubias y ponemos a cocer primero a fuego fuerte para que empiece a hervir y después a fuego lento durante toda la cocción.
  4. Mientras empieza a hervir, vamos a coger una sartén pequeña con un fondito de aceite de oliva donde doraremos los dientes de ajo enteros y pelados. Cuando estén dorados, apagamos el fuego, e incorporamos la cucharadita de pimentón dulce. Mezclamos bien con una cuchara de palo y lo echamos en la olla con el resto de ingredientes.
  5. Dejaremos cocer a fuego lento durante 2 horas y media. Si al principio de la cocción viéramos que se crea espuma en la superficie la retiraremos con una espumadera. No son más que impurezas que sueltan las legumbres y la carne.
  6. A mitad de cocción "asustamos" a nuestras alubias incorporando un vaso de agua fría, y dejamos que siga cociendo hasta completar el tiempo de cocción.
  7. Pasado este tiempo ya tendremos lista nuestra fabada a la que retiraremos la cebolla entera, y después cortaremos las carnes en trozos.
  8. La sal se la echamos al final, para no pasarnos pues las carnes salan el guiso. Así que una vez terminada la fabada la corregiremos de sal. 


-----------------------------------

Uno de mis platos de cuchareo favoritos que tenía muchas ganas de subir al blog para que todos tengáis la receta. Volveremos con más platos de cuchara milenarios para que este otoño/invierno sea mucho más llevadero.






-----------------------------------

Consideraciones

- Realmente la fabada podría estar lista en una hora y media, pero depende de las alubias que escojamos así que yo siempre aseguro que todo salga bien cociendo todo durante un par de horas como mínimo.

- Como casi todos los platos de legumbres, la fabada estará más rica pasadas 24 horas desde que la cocinamos.

- JAMÁS se remueven las legumbres con una cuchara. Para moverlas, simplemente agarramos con las dos manos las asas de la olla y movemos la olla en círculos lentamente. Así la materia prima no sufre y conseguimos que vayan ligando bien todos los ingredientes.

-----------------------------------

Con este frío y la lluvia que nos azota y azotará en los próximos meses nos apetecen platos de cuchara y los arroces melosos son una estupenda y deliciosa opción. Así que si os parece hoy vamos a cocinar un arroz meloso de los más clásicos: de pechuga de pavo y judías verdes. El que lo prueba, ¡repite! ¡A los fogones!

-----------------------------------

INGREDIENTES

200 g de arroz redondo
Caldo de ave
100 g de judías verdes
200 g de pechuga de pavo (o pollo)
1 tomate maduro
1 cucharadita de pimentón dulce
1 ramita de romero fresco (opcional)
Colorante alimentario
Aceite de oliva virgen extra
Sal

-----------------------------------

ELABORACIÓN

  1. Lo primero que vamos a hacer es calentar un fondito de aceite de oliva virgen extra en una olla baja, que es la mejor manera de hacer un arroz meloso aunque una cazuela de barro también sería una opción perfecta.
  2. En cuanto el aceite esté caliente comenzamos a dorar nuestra pechuga de pavo cortada previamente en pedazos tamaño bocado.
  3. Cuando la pechuga empiece a estar bien dorada, añadiremos las judías verdes también troceadas. Sofreímos todo junto durante unos 5 minutos.
  4. Ahora que tenemos el pavo y las judías doraditas las apartamos hacia el borde de la olla y despejamos el centro para sofreír el tomate maduro rallado, junto con la cucharadita de pimentón dulce. Sofreímos bien hasta que el tomate esté frito y cambie de color.
  5. En ese momento es cuando incorporamos nuestro arroz redondo para sofreírlo durante un par de minutos y que absorba los jugos de nuestros ingredientes y se empape con el aceite de oliva virgen extra. Cuando el arroz cambie a un color semitransparente, parecido al nácar, es que ya está listo para recibir el caldo.
  6. Cubrimos con el caldo, usando la proporción de caldo y arroz, que te detallo más abajo, y la ramita de romero fresco.
  7. Dejamos cocer el arroz a fuego medio bajo durante 18 minutos. Pasados los 18 minutos ya lo tenemos listo para devorar. No olvides retirar la ramita de romero a mitad de cocción.

Tipo de arroz
meloso

Proporción caldo/arroz
3 medidas de caldo por cada medida de arroz

Ejemplo
Si utilizo una taza de arroz, necesitaré 3 tazas de caldo


-----------------------------------


Mirad que buenísima pinta tiene este arroz, invita a pedirle matrimonio. Un arroz sabroso, humilde y económico al alcance de todos, porque no hace falta gastarse un pastizal en materia prima para disfrutar de un arrozaco de escándalo. Pruébalo ahora en estos días de frío, tu cuerpo te lo agradecerá y te subirá colorcito a los cachetes jeje

¡Volveré con más recetas muy pronto!






-----------------------------------

Consideraciones

- Respeta los tiempos de cocción del arroz para conseguir el punto perfecto de un arroz meloso.

- Puedes usar el arroz redondo que más te guste, pero siempre ten en cuenta que todos los arroces no son iguales y dependiendo del escogido necesitarás una proporción menor o mayor de caldo.

- Intenta utilizar caldos caseros que aportan mucho más sabor a tus arroces, aunque si vas con prisas siempre puedes comprar un caldo ya preparado en el supermercado. En ese caso compra siempre caldos de la máxima calidad.

-----------------------------------

¡Cómo nos gusta la carne de cerdo en el arroz! ¡Y no solo en el arroz! Hoy os tengo preparado un arroz de carrillera de cerdo y manzana para chuparse los dedos. Pero antes…

¿Sabíais que España es el cuarto productor de carne porcina a nivel mundial y el segundo a nivel comunitario? Esto se debe a la gran calidad de nuestros productos y a la fuerte inversión del sector en investigación para la implantación de nuevas tecnologías especializadas, y a la optimización de los métodos de producción. Y para seguir siendo de los mejores en el mundo y ayudar al sector cárnico de la producción porcina de nuestro país nace INTERPORC, la Organización Interprofesional Agroalimentaria del Porcino de Capa Blanca.

INTERPORC desarrolla acciones que benefician a toda la cadena de valor del sector porcino de capa blanca.

Y ahora que hemos conocido la importante labor que realiza esta entidad sin ánimo de lucro en España y el mundo, vamos a lavarnos las manos, a anudar con fuerza el delantal y a afilar nuestro cuchillo para preparar este arroz tan impresionante. ¡Ojo! Con carne de cerdo… ¡A los fogones!

-----------------------------------

INGREDIENTES

200 g de arroz redondo
150 g de carrilleras de cerdo
½ manzana royal gala
Caldo de carne (o ave)
1 tomate pera maduro
1 diente de ajo
Aceite de oliva virgen extra
Colorante alimentario (opcional)
Sal

-----------------------------------

ELABORACIÓN

  1. Lo primero que vamos a hacer es colocar un fondo de aceite de oliva virgen extra en una paella o sartén. Además pondremos el caldo al fuego para que esté muy caliente cuando lo vayamos a utilizar.
  2. Una vez que el aceite esté caliente comenzamos dorando las carrilladas que habremos troceado previamente en pedazos de tamaño bocado. Cuando esté bien dorada nuestra carne de cerdo la vamos a retirar hacia el borde de la paella para dejar espacio en el centro y seguir cocinando.
  3. En el centro de la paella, ahora liberado, sofreímos el tomate previamente rallado, y cuando éste cambie de color y oscurezca, es cuando incorporaremos el arroz.
  4. Mezclamos el arroz con el tomate y los jugos de la carne, y lo sofreímos durante un par de minutos. En este momento es cuando agregamos el colorante, si lo queremos de color amarillo.
  5. Una vez que tenemos sofrito el arroz, es cuando vamos a añadir el caldo muy caliente, casi hirviendo. El arroz debe cocer durante 18 minutos. Los primeros 3 minutos cocerá a fuego fuerte, los siguientes 12 minutos a fuego medio-bajo y los últimos 3 minutos otra vez a fuego fuerte.
  6. Mientras cuece el arroz en una pequeña sartén vamos a dorar, vuelta y vuelta, unos gajos de manzana con su piel, en unas gotas de aceite de oliva.
  7. Una vez doradas y mientras hierve el arroz, colocamos los gajos como si fueran los pétalos de una flor en la superficie.
  8. Cuando el arroz haya cocido esos 18 minutos, apagamos el fuego, tapamos el arroz y dejamos reposar de 5 a 10 minutos el arroz para que esté en su punto.

Tipo de arroz
redondo normal

Proporción caldo/arroz
2 medidas de caldo por cada medida de arroz

Ejemplo
Si utilizo 1 taza de arroz necesitaré 2 tazas de caldo

-----------------------------------

¡Y ya lo tenemos listo! Un arroz delicioso gracias a una excelente materia prima que nuestros productores de carne de cerdo luchan por traernos a la mesa con todo su esfuerzo, dedicación y cariño, justamente como INTERPORC promueve y sensibiliza a todos sobre el consumo de carne de cerdo de capa blanca, una de las mejores carnes españolas del mundo.

La semana que viene volveré con más recetas deliciosas que os quitarán el hipo.






-----------------------------------

Consideraciones

- Respeta los tiempos de cocción del arroz para conseguir el punto perfecto.

- Puedes usar el arroz redondo que más te guste, pero siempre ten en cuenta que todos los arroces no son iguales y dependiendo del escogido necesitarás una proporción menor o mayor de caldo.

- Intenta utilizar caldos caseros que aportan mucho más sabor a tus arroces, aunque si vas con prisas siempre puedes comprar un caldo ya preparado en el supermercado. En ese caso compra siempre caldos de la máxima calidad.

-----------------------------------

¡Hola arroceros! Hoy vamos a cocinar un arrocito al horno para chuparse los dedos. Ahora que el invierno asoma por la puerta y van apeteciendo platos de cuchara es el momento ideal para empezar a comer este tipo de arroces. Los buenos arroces al horno son siempre aquellos que se derivan de pucheros, cocidos y sopas. Ya que gracias a que estos suelen tener como protagonistas buenas carnes, verduras, legumbres y hortalizas. Y no digamos ya del caldo de cualquier cocido, que al hidratar al arroz nos regala un sabor espectacular.

Hace unos días, que me pilló el frío sin avisar, decidí hacerme un pequeño puchero humilde de ingredientes pero que me quitase el frío a sorbos. Con este sencillo puchero de pollo y verduras, y añadiéndole una butifarra negra catalana que una amiga me mandó desde Barcelona, quedó un arrocito al horno francamente rico.

¡A cocinar!

-----------------------------------

INGREDIENTES

200 g de arroz redondo
Caldo del puchero
2 contramuslos de pollo
1 puerro
1 nabo
3 ramitas de apio
3 zanahorias
150 g de garbanzos (remojados de la noche anterior)
1 cucharadita de pimentón dulce
2 dientes de ajo
Aceite de oliva virgen extra
Sal

-----------------------------------

ELABORACIÓN

  1. Lo primero que vamos a hacer es el puchero que no tiene mucha ciencia, pero que es fundamental para cocinar nuestro arroz. Así que cogeremos los contramuslos de pollo, y todas las verduras para introducirlas en una olla. Cubrimos de agua y cuando empiece a hervir bajamos el fuego y lo dejamos cociendo durante 2 horas. 
  2. Pasadas las dos horas de cocción del puchero, introducimos los garbanzos y dejamos que siga cociendo durante una hora más, hasta completar las 3 horas de cocción de nuestro puchero o cocido.
  3. Después de las 3 horas que ha tardado en cocer nuestro cocido, vamos a reservar las zanahorias, los garbanzos y el pollo. El caldo lo colamos, lo refrigeramos durante una noche si queremos para poder desgrasarlo después retirando la capa de grasa que se coagulará en la superficie al enfriarse.
  4. Ya tenemos las carnes, verduras y legumbres reservadas, además del caldo, así que ya podemos empezar a cocinar nuestro arroz. Lo primero que vamos a hacer es colocar el caldo en una olla pequeña y ponerlo a hervir, pues lo necesitaremos caliente cuando lo vayamos a usar.
  5. El pollo deshuesado y troceado lo vamos colocando en una cazuela de barro junto con las zanahorias cortadas a rodajas. 
  6. En una sartén vamos a dorar las butifarras cortadas en trozos no muy grandes. Una vez doradas las butifarras, las reunimos en la cazuela con el resto de ingredientes.
  7. En el mismo aceite donde doramos las butifarras vamos a sofreír el arroz junto con una cucharadita de pimentón dulce y dos dientes de ajo picado. Doramos durante un par de minutos y una vez sofrito lo pasamos a la cazuela de barro con el resto de ingredientes.
  8. Ahora echamos un puñado generoso de garbanzos cocidos del puchero y cubrimos el arroz con el caldo muy caliente. Mezclamos bien con una cuchara de palo y ya no lo tocamos más.
  9. Metemos el arroz en el horno precalentado a 200º C hasta que el arroz absorba todo el caldo (aproximadamente 20 o 25 minutos).
  10. Una vez pasado este tiempo, ya tenemos nuestro arroz listo para comer.
Tipo de arroz
redondo normal

Proporción caldo/arroz
2 medidas de caldo por cada medida de arroz

Ejemplo
Si uso dos tazas de arroz, necesitaré 4 tazas de caldo


-----------------------------------


Como todos los arroces al horno, éste no se queda atrás en sabroso y aspecto. No os engañeis es un arroz muy humilde y de coste muy bajo, lo que demuestra que se pueden hacer arroces sin rascarse mucho el bolsillo. Pero como siempre os digo, lo mejor es que lo hagáis en casa y lo comprobéis por vosotros mismos.






-----------------------------------

Consideraciones

- Respeta los tiempos de cocción del arroz para conseguir el punto perfecto.

- Puedes usar el arroz redondo que más te guste, pero siempre ten en cuenta que todos los arroces no son iguales y dependiendo del escogido necesitarás una proporción menor o mayor de caldo.

- Intenta utilizar caldos caseros que aportan mucho más sabor a tus arroces, aunque si vas con prisas siempre puedes comprar un caldo ya preparado en el supermercado. En ese caso compra siempre caldos de la máxima calidad.

-----------------------------------

Hace unos días mi amiga Alicia, me mandó unos embutidos catalanes para llorar de emoción, y por supuesto en cuanto los ví supe que caería algún arroz donde éstos serían los protagonistas. Por eso hoy vamos a hacer un arroz con bull negre, una especie de morcilla cocida con un sabor intenso y espectacular. ¿Te apetece? ¡Pues vamos al lío!

-----------------------------------

INGREDIENTES

2 personas

150 g de arroz redondo
Caldo de ave
70 g de bull negre
100 g de setas
1 tomate maduro
Aceite de oliva Virgen Extra
Sal

-----------------------------------

ELABORACIÓN


  1. Lo primero que vamos a hacer es cortar unas lonchas de medio centímetro de grosor de nuestro embutido. Aunque este embutido ya se puede comer así, sin cocinar al estar cocido, nosotros vamos a marcarlos ligeramente en nuestra paella o sartén para intentar sacarle aún más sabor. Así que marcamos, vuelta y vuelta y las reservamos, dejando el sabor del embutido en el aceite donde cocinaremos nuestro arroz.
  2. Seguimos con las setas. Las sofreimos durante un par de minutos. Y cuando estén, las alejamos hacia los bordes de la paella despejando el centro para sofreír el tomate.
  3. A continuación sofreímos el tomate maduro, previamente rallado, en el centro de la paella. Cuando cambie de color y esté bien sofrito es cuando incorporamos el arroz.
  4. Incorporamos el arroz y lo sofreímos bien mezclándolo con el tomate ya sofrito.
  5. Pasados 3-4 minutos, el arroz ya está sofrito. Ahora lo cubrimos con el caldo de ave. Y dejamos que el arroz hierva a temperatura máxima. En el momento que empiece a hervir, sazonamos y colocamos con gracia las lonchas de bull negre.
  6. El arroz se cocinará en 18 minutos. Los primeros 3 minutos cocinamos el arroz a fuego máximo, los siguientes 12 minutos a fuego lento y los últimos tres minutos a fuego fuerte otra vez para conseguir el famoso socarrat.
  7. Dejamos reposar el arroz tapado durante 5 minutos antes de comerlo.

Tipo de arroz
redondo normal

Proporción caldo/arroz
2 medidas de caldo por cada medida de arroz

Ejemplo
Si uso dos tazas de arroz, necesitaré 4 tazas de caldo

-----------------------------------

Un arroz con aires catalanes que estoy seguro que os va a gustar mucho. Sin duda yo en casa pienso repetirlo más veces porque me ha encantado. Si no eres capaz de conseguir este embutido, podéis hacerlo con alguna morcilla más clásica. No es lo mismo, pero se parecerá.

Nos vemos en la próxima receta.







-----------------------------------

Consideraciones

- Respeta los tiempos de cocción del arroz para conseguir el punto perfecto.

- Puedes usar el arroz redondo que más te guste, pero siempre ten en cuenta que todos los arroces no son iguales y dependiendo del escogido necesitarás una proporción menor o mayor de caldo.

- Intenta utilizar caldos caseros que aportan mucho más sabor a tus arroces, aunque si vas con prisas siempre puedes comprar un caldo ya preparado en el supermercado. En ese caso compra siempre caldos de la máxima calidad.

-----------------------------------

Nos gusta el arroz como a ninguno, pero cocinar un buen arroz no tiene que ser sinónimo de gastarse una pasta gansa en él. Con poquísimos ingredientes y un buen caldo nos puede salir un arroz de maravilla como el que os traigo hoy. Un arrocito de lacón gallego para chuparse los dedos. ¡Super secillo! ¿Te atreves con él? ¡Pues al lío!

-----------------------------------

INGREDIENTES

3 personas

200 g de arroz redondo
200 g de lacón cocido
Caldo de puchero/cocido
Aceite de oliva virgen extra
2 dientes de ajo
Colorante alimentario (opcional)

-----------------------------------

ELABORACIÓN


  1. Lo primero que vamos a hacer es poner a hervir el caldo, para que esté bien caliente cuando vayamos a incorporarlo a nuestro arroz.
  2. En una sartén o paella vamos a calentar un fondo de aceite de oliva virgen extra, y cuando esté caliente vamos a empezar a dorar dos dientes de ajo bien picaditos.
  3. Cuando el ajo empiece a dorarse, incorporamos el lacón troceado. Seguimos rehogando un par de minutos más, ya que el lacón ya está cocido.
  4. Seguidamente incorporamos el arroz. Lo sofreímos hasta que se impregne bien con el aceite y empiece a tornar en un color transparente. En este momento, es cuando incorporamos el colorante alimentario si queremos darle el característico color amarillo.
  5. En ese momento incorporamos el caldo y sazonamos. Respetando siempre la proporción de caldo que más abajo te recuerdo.
  6. El arroz tarda en cocinarse 18 minutos. Los primeros 3 minutos cocinamos el arroz a fuego fuerte, los siguientes 12 minutos bajamos el fuego, y volvemos a subirlo en los últimos 3 minutos.
  7. Una vez pasados los 18 minutos, y viendo que el arroz ha absorbido todo el caldo lo tapamos y dejamos reposar durante 5 minutos. Pasados los 5 minutos de reposo, ya podemos comerlo.

Tipo de arroz
redondo normal

Proporción arroz/caldo:
2 medidas de caldo por cada medida de arroz

Ejemplo
Si uso 2 tazas de arroz, necesitaré 4 tazas de caldo.


-----------------------------------


Un arroz delicioso, sencillo y barato. ¡No hay excusa para no probarlo! Y cuando lo probéis se convertirá en uno de vuestros arroces favoritos. Podéis usar lacón fresco y cocerlo en el mismo caldo del cocido. Yo en esta ocasión he utilizado lacón ya cocido, que es más rápido. Podéis adaptar la receta siempre a vuestros gustos y vuestro tiempo.







-----------------------------------

Consideraciones

- Respeta los tiempos de cocción del arroz para conseguir el punto perfecto.

- Puedes usar el arroz redondo que más te guste, pero siempre ten en cuenta que todos los arroces no son iguales y dependiendo del escogido necesitarás una proporción menor o mayor de caldo.

- Intenta utilizar caldos caseros que aportan mucho más sabor a tus arroces, aunque si vas con prisas siempre puedes comprar un caldo ya preparado en el supermercado. En ese caso compra siempre caldos de la máxima calidad.

-----------------------------------

Como nos gusta la fusión de recetas regionales y nacionales con el arroz. Salen arroces muy sabrosos con sabores de guisos que conocemos de toda la vida. Hoy vamos a hacer un arroz con una receta típica gaditana: la carne al toro. Un guiso de ternera del que tenéis la receta completa en este blog, y con la que ya habíamos hecho un risotto. Y teniendo en cuenta que el risotto salió espectacular, he decidido transformar una vez más la receta para terminar haciendo un arroz de carne al toro en paella. ¿Te animas?

-----------------------------------

INGREDIENTES

Arroz redondo
2 raciones del carne al toro
Aceite de oliva VE
Agua
Sal

Nota: consulta la receta de la carne al toro
para poder cocinarla y hacer este magnífico
arroz.

-----------------------------------

ELABORACIÓN


  1. Lo primero que vamos a hacer es colocar una cucharada de aceite de oliva virgen extra sobre el fondo de nuestra paella. Cuando empiece a calentarse el aceite, incorporamos las dos raciones de carne al toro con su salsita correspondiente. No hace falta rehogarla mucho, porque ya está cocinada. Así que la rehogamos lo justo para que se caliente.
  2. Seguidamente incorporamos el arroz. Yo he utilizado dos tazas de arroz para hacer este arroz seco. Lo que significa que una vez que añada las dos tazas de arroz y lo rehogue durante un par de minutos, lo terminaré cubriendo con 4 tazas de agua. Utilizamos agua y no caldo, porque la carne al toro es un guiso de fuerte sabor. Utilizando agua, lo suavizamos.
  3. Dejamos cocer el arroz aproximadamente unos 18 minutos. Los primeros 3 minutos a fuego muy fuerte, los 12 minutos siguientes a fuego lento, y los últimos 3 minutos con la intención de conseguir un buen socarrat volvemos a subir el fuego.
  4. Una vez pasados los 18 minutos de cocción, tapamos el arroz y dejamos que repose entre 5 y 10 minutos.

-----------------------------------

Un arroz sencillo al que se le coge cariño rapidamente sobretodo si eres del sur de España y te gusta este guiso gaditano de ternera y picantón. Espero que lo disfrutéis mucho en casa si lo probáis. A mi me ha gustado mucho, y sin duda repetiré.







-----------------------------------

Consideraciones

- Respeta los tiempos de cocción del arroz para conseguir el punto perfecto.

- Puedes usar el arroz redondo que más te guste, pero siempre ten en cuenta que todos los arroces no son iguales y dependiendo del escogido necesitarás una proporción menor o mayor de caldo.

- Intenta utilizar caldos caseros que aportan mucho más sabor a tus arroces, aunque si vas con prisas siempre puedes comprar un caldo ya preparado en el supermercado. En ese caso compra siempre caldos de la máxima calidad.

-----------------------------------